Mostrar feed RSS

El blog de Anna Alba

Fuera de la caja

Calificar esta entrada
por - 14/12/2011 a las 00:39 (1307 Visitas)
El otro día leí en El País un reportaje sobre dos actrices porno norteamericanas que están rompiendo estereotipos en la industria del cine para adultos. A una la conocía, la pantera Sasha Grey, y la otra fue un grato descubrimiento, la turbadora Madison Young. Quisiera compartir con vosotros una cita de esta última que me hizo reflexionar: "Por experiencia sé que aquellos que vivimos fuera de cajas compartimentadas tendemos a hacer que el público se sienta confuso e incómodo. En general el público suele preferir que tengamos roles e identidades únicas: Madre/ amamantadora; Niña / femenina; Niño / masculino. (…). La gente tiende a ver las cosas o blancas o negras y no los muchos matices de gris que en realidad existen. Somos individuos multidimensionales con identidades complejas que varían en diferentes puntos de nuestras vidas".

Puedes seguir leyendo el post aquí: http://annaalba.blogspot.com/2011/12...e-la-caja.html

Enviar "Fuera de la caja" a Digg Enviar "Fuera de la caja" a del.icio.us Enviar "Fuera de la caja" a StumbleUpon Enviar "Fuera de la caja" a Google Enviar "Fuera de la caja" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de PaulaVip
    Soñar es gratis, Anna. Por desgracia, el mundo se aferra a unos estereotipos muy arcaicos. No la sociedad que, ella progresa, aunque sí nuestros representantes legisladores y bienpensantes.
    Nos molestan los gays, hasta que nuestro amigo más íntimo nos descubre que lo es.
    Nos aterrorizan los disminuidos psíquicos hasta que nace uno en nuestra familia y vemos que es adorable.
    Nos avergüenzan las putas y las queremos lejos de nuestra casa hasta que ¡oh sorpresa!, nos descubrimos a nosotras mismas, buscando información sobre cómo comenzar nuestra carrera en este sector.

    Para desgracia de propios y extraños, sólo aprendemos errando. No sirven los consejos ni las manos tendidas, ni siquiera la experiencia cedida, sólo nos sirven nuestras vivencias y la categoría de nuestra moral y de nuestra generosidad para comprendernos a nosotroxs mismos y a aquellos seres "raritos" que nos solicitan ayuda, cariño y amistad.

    Un petonet, bonica!