Mostrar feed RSS

Arianna Freya

Arianna: El placer tanto tiempo buscado

Calificar esta entrada
por - 07/05/2015 a las 10:42 (596 Visitas)


No es tan evidente como pudiera parecer qué es lo que me mueve a participar en un chat de sexo. En él he conocido chicas con las que he chateado como primer paso para otro tipo de conocimiento, frecuentemente distinto a como lo había imaginado. Tampoco soy un gran experto, más bien un usuario ocasional debido a muchos condicionamientos. Claro que busco sexo pero sobre todo trato de relacionarme con personas que considero interesantes y que pueden aportarme experiencias positivas.
He de reconocer que tengo una cierta componente chismosa y no exhibicionista, que me gusta seguir lo que se dice, ver blogs y leer experiencias. Y cuando aparece una nueva forera trato de hablar con ella. La mayoría de las veces me doy cuenta rápidamente que el perfil físico pero sobre todo la manera de ser no encaja con mi búsqueda atípica. Y también es cierto que todas las mujeres que he conocido lo han sido después de largas charlas, en las que corro el peligro de hacerme pesado o que la forera piense que sólo busco contacto literario y que jamás me verá en su cama. Podría contar más de una anécdota pero creo que todo lo dicho hasta aquí basta como introducción a la experiencia que voy a redactar.
Y de pronto un día apareció un tal Arianna Freya. Qué me llamó la atención?. La manera de decir lo poco que aparece en el blog, sus fotos alejadas de lo que suele ser común, su poco tiempo en el foro, la edad, la falta de experiencias…una mujer misteriosa. Si quería descubrir cómo era, lo habría de hacer por mi cuenta ya que nadie lo contaba. Entablé conversación, primero para asegurarme que no fuera alguien de mi pueblo. Creo que conectamos, nos fuimos contando cosas de nuestras vidas respectivas, nos mandamos alguna foto, nos explicamos aficiones….Todo ello me creó un profundo deseo de conocerla, que a través de nuestras prolongadas charlas a través de facebook, aunque estoy seguro que ella dudaba de mis verdaderas intenciones. Fuero días de confidencias de edad y de belleza.
Y llegó el día 6 de octubre; amanecí con nervios ya que la noche anterior fue imposible hablar con ella. Era la ocasión, tenía excusa y luego me iba un montón de días de viaje. Pasé la noche inquieto, imaginé una y mil veces cómo sería físicamente y cómo sería un encuentro con ella. Mientras me duchaba y me afeitaba miraba de vez en cuanto el ordenador ya que tenía que salir rápidamente a una reunión. Por fin, en el último momento, llegamos a concertar nuestra entrevista.
Llegué con tiempo al encuentro. Recorrí las calles próximas buscando su moto, no me apercibí que estaba sentada en otro bar distinto al que yo suponía. Finalmente la vi en la esquina, inconfundible, con su jersey sin mangas de un color que no sé la definición pero que reconocería entre miles, pantalones negros, chaqueta en la mano, bolso crema…guapísima, atractiva. Los primeros minutos tomando café estaba muy nervioso pero logré estructurar una conversación casual, que no anunciaba lo que iba a seguir y pude admirarla de cerca.
Luego el momento crítico que te acompañan a la habitación, donde imaginas sonrisas burlonas. Y se cierra la puerta y quedas a solas con una mujer maravillosa, los dos dispuestos a tener sexo. Empezamos a besarnos, a acariciarnos, a desearnos con más intensidad. Primero ella me sacó la camisa y a continuación yo el jersey; siguieron los besos, intensos, en boca y cuello; ella me pellizcaba los pezones y algún gemido anunciaba placeres. Le acaricié los pechos, luego la entrepierna por encima de los pantalones, noté sus reacciones…y pronto quedó completamente desnuda. La estiré con suavidad sobre la cama circular, y pude ver por primera vez su estado de depilación, tema por el que no me atreví a preguntar por chat. Precioso, hasta el punto que empecé por lamerlo, chuparlo; su cara denotaba placer y a la vez le acariciaba los pechos. Creo que entonces tuvo un primer orgasmo o estuvo muy cerca de él. Luego me puse a su lado y fue ella quien empezó a lamerme a mí, concentrada en mis genitales.
En la ducha nos enjabonamos mutuamente, ella se dedicó a acariciar mi polla y yo todo su cuerpo. En el momento de quitarnos el jabón apliqué el chorro de agua a su vagina, noté su gusto y percibí otro orgasmo. En adelante será difícil ducharse y no recordar la escena.
Luego de vuelta a la cama encadeno recuerdos de placer extremo: no acariciamos con intensidad, nos besamos con profundidad…y al final ella estalló en un orgasmo pletórico, no contenido, tembloroso, ruidoso; quedó excitada que el menor roce de mi dedo le producía nuevas satisfacciones. Jamás había experimentado un orgasmo ajeno que tanto gusto me diera a mí y le pedí acabar, a pesar de mis limitaciones, y el suyo fue un francés delicado y sumamente placentero que viví de mi manera atípica.
Luego fuimos a comer; tuve el placer de acompañarla. En un momento percibí un ligero temblor en ella cuyo origen no me atreví a preguntar. Mantuvimos una charla tranquila, alejada de los tópicos del sexo y que en el fondo demostraba el interés de cada uno de nosotros de beber ligeramente la vida del otro.
Una expe típica ha de acabar con una valoración. Fue para mí el máximo placer experimentado con una mujer, placer de descubrimiento y que sólo anuncia un futuro de intensificación. Mujer guapísima, atractiva, con gran capacidad para el placer, inteligente, valiente frente las injusticias que intuyo algunos le han provocado, vital, positiva, risueña…. Alguien podría decir que toda esta admiración se cuidará de limitarla el tiempo. No es cierto; no sé cuánto va a ser nuestro tiempo ya que tiene planes que amenazan alejamiento, pero aún así he conocido a una persona única en su normalidad, que la vida nos guarda jugadas maestras que sólo la casualidad pone en nuestras manos y que esta es sin duda una de ellas. No es papanatismo, es agradecimiento por haber vivido lo que hace tiempo buscaba: provocar placer en alguien que no lo escondiera. El placer de Arianna ha sido mi placer. Placer que necesito volver a vivir, con tranquilidad, sin condicionamiento, sin segundas intenciones.
Y no la recomiendo a nadie porque la quiero para mí solo…
Per: Ignasi Mas
Enviada Via email.

Enviar "Arianna: El placer tanto tiempo buscado" a Digg Enviar "Arianna: El placer tanto tiempo buscado" a del.icio.us Enviar "Arianna: El placer tanto tiempo buscado" a StumbleUpon Enviar "Arianna: El placer tanto tiempo buscado" a Google Enviar "Arianna: El placer tanto tiempo buscado" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Escorts Barcelona , Escorts Madrid , Foreros , Escorts Geishas , Personal

Comentarios

  1. Avatar de Admin
    Me encanta...