Mostrar feed RSS

Belen Transex

Un error, un sinsentido, una condición... YO

Calificar esta entrada
por - 01/06/2012 a las 00:48 (540 Visitas)
Un momento sin respiración, un segundo es el tiempo que separa todo mi ser, algo contrastado, irreal, confuso...
Todo a mi alrededor es ordenado, sencillo, simple, muchas veces fácil de aprender, otras simplemente obtusas y sinsentido aparente.
En la meditación me escondí, ese arte de aprender de una misma, poderse abducir hacia nuestro interior y poder ver en él lo que nadie es capaz de entender.
Nietze, Freud, Jaspers, Eysenck, Milanowski... compañeros de largas noches de lectura, interminables, acababan mis ojos cerrándose intentando comprender. Grandes libros, filosofia extensa, pesada, abrubta y terríblemente espesa, que mas podía pedir?

Controvertida, ocurrente, sincera, directa y clara, toda una mujer! Así soy yo.

Me gusta este lugar, me gustan sus participantes y espero contribuir a que este amable espacio sea mucho mas nuestro.

Si si, las fotos en la próxima entrada

Enviar "Un error, un sinsentido, una condición... YO" a Digg Enviar "Un error, un sinsentido, una condición... YO" a del.icio.us Enviar "Un error, un sinsentido, una condición... YO" a StumbleUpon Enviar "Un error, un sinsentido, una condición... YO" a Google Enviar "Un error, un sinsentido, una condición... YO" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Admin
    Un día tuve un profesor que me hizo amar la filosofía no como elemento de estudio si no como elemento práctico para existir. Ese día aprendí más que en todos mis años de estudio.
  2. Avatar de Belen Transex
    Me ha emocionado la clase magistral del link que me has puesto. Sabes que te quiero, verdad? y ahora mas que nunca.

    Si, Admin, la filosofía sirve para ayudar a responder, aunque respondan a preguntas que nunca te hagas.

    Yo un día aprendí a respetar, aprendí a querer, aprendí a amar, aprendí que las personas somos todas iguales, aprendí a cultivar mi jardín sin esperar que nadie me regalase un ramo, aprendí que el futuro es una base incierta y quebradiza que se cae en la mitad, aprendí que el pasado de las personas solo son propiedad de ellas mismas, aprendí que los verbos juzgar, someter, ultrajar solo sirven para conjugarlos.
    Aprendí que realmente se puede aguantar, que una es fuerte y que la vida vale tanto como mi persona... aprender... se nos pasa el tiempo, incesantemente, y aprendemos. Yo aprendí, tú aprendiste, el aprendió... un verbo, una conjugación, una sociedad entera.

    Hoy quizás sea uno de esos días donde vuelvo a viajar hacia mi, encuentro el camino extraordinariamente alisado con un solo destino, mi interior.