Mostrar feed RSS

Guia Geisha

Ioko, dulzura oriental.

Calificar esta entrada
por - 03/09/2010 a las 14:07 (1978 Visitas)
Cita Iniciado por swordfish Ver mensaje
Como estoy hoy un poco insomne y para estrenarme en el blog os relato una de mis primeras experiencias con una geisha cuya relato no puede estar en ningún sitio mejor que en estas páginas, ya que Ioko es oriental.



Era un dia gris y lluvioso de este Febrero, de esos que mirando por la ventana no apetecen ni salir a la calle, pero me encontraba nerviosillo y ávido de experiencias. Empecé a trastear por internet desde la oficina a la hora de comer y después de muchas dudas me decido a probar un piso cerca de la oficina. No se que me incitó a llamar allí, pero después de los nervios de siempre concierto una cita para dentro de una hora.

Para mi sorpresa me encuentro con un piso nuevo, muy bien decorado y que hubiera hecho mis delicias de piso de soltero. Me recibe la madame y me invita a pasar al cuarto y llama a las chicas a desfilar una por una. En cuanto entró Ioko en la habitación lo tuve clarísimo. Siempre tuve la idea de hacerlo con una chica oriental y aquella era la oportunidad.

La foto le hace justicia perfectamente, pequeña, casi una muñeca, dulce y con unos pechos pequeños adornados con unos pezones maravillosos.

Después de la ducha de rigor empezó a cuidarme y mimarme. Me secó la piel mojada con la toalla, se desnudó lentamente y comenzó a rodearme con sus besos y caricias. Mientras lo hacía rompió el hielo con una conversación entretenida que me hizo relajarme y entregarme a ella. Su piel era de lo más suave que he visto nunca y prontó comenzó a excitarme con sus besos y caricias. Descubrió pronto lo que más me gusta del mundo y sus labios pronto llegaron a mi entrepierna y allí empezó el delirio. Me obsequió con uno de los mejores franceses que me hayan hecho nunca.
En mi cabeza tenía experiementar otras cosas con ella, pero estaba tan a gusto, volcada plenamente en satisfacerme que me entregué completamente a sus maniobras. Estuvimos mucho tiempo así, yo estaba disfrutando y ella no parecía necesitar más. Me sentia como un samurai con su geisha alejándole de todos los problemas y malos rollos que acechaban fuera. Y así lentamente y muy muy suave hizo que todo mi cuerpo se fuera estremeciendo y llegara a un orgasmo espectacular mientras ella seguia lamiendo y acariciando mi miembro y yo me retorcía de placer.

Después se recostó a mi lado y siguió acariciandome mientras charlaba conmigo y así se me fue la hora entera con Ioko. No me quedé con ganas de más pero si de volver a repetir con ella y poder devolverla parte del placer con el que me regaló aquella tarde lluviosa y poder probar otras partes de su cuerpo que quedaron inéditas en esa ocasión.

De verdad fue una experiencia geisha como se que pocas tendré.

Enviar "Ioko, dulzura oriental." a Digg Enviar "Ioko, dulzura oriental." a del.icio.us Enviar "Ioko, dulzura oriental." a StumbleUpon Enviar "Ioko, dulzura oriental." a Google Enviar "Ioko, dulzura oriental." a Facebook

Comentarios