Mostrar feed RSS

La Boite

Mi primera relación con el mundo de la prostitución

Calificar esta entrada
por - 08/10/2013 a las 06:44 (1018 Visitas)


Mi primer contacto con el mundo de la prostitución fue de muy joven.


Mi madre trabajaba en lo que en esa época se denominaba una "boite", era como se denominaba también entonces una "mujer de vida alegre", curiosa denominación para alguien que jamás encontró alegría en dicha actividad.

¿Y cómo llegó ahí?.

Pues a empujones de vida. Nosotros vivíamos en un pequeño pueblo de la provincia de Zamora, mi padre era agricultor, un hombre "árido", "escaso" de letras, tenaz trabajador, honesto y muy protector.

Siempre le recuerdo diciéndome lo mismo: tú, no trabajarás en el campo, ya estoy trabajando yo las tierras por los dos, tú estudiarás y serás una persona que trabaje con la cabeza, no con las manos... y me extendía sus manos con las palmas arriba y en cuenco, mientras yo las observaba.

Ése era su objetivo, que yo no trabajase las tierras, que trabajase los libros.

En esa época, el país iba mal, muy mal y el campo, peor, bastante peor. A los agricultores les dijeron que tenían que hacer más esfuerzos, abaratar sus productos, dedicarle más horas al campo y así lo hizo mi padre. Trabajó un poco más, para vender por un poco menos.

Después de varios años de penalidades para poder sacar adelante a la familia, vinieron de nuevo los políticos y le dijeron que estábamos a unos años de entrar en Europa y que debían prepararse para poder competir en un libre mercado más avanzado e industrializado y que debían actualizarse ahora. Y así lo hizo mi padre de nuevo, hipotecó las propiedades para comprar un tractor y maquinaria nueva. Pero al cabo de los pocos años y una vez hipotecados, los políticos le volvieron a decir a los agricultores y ganaderos, que eran demasiados en el sector y que no había sitio para todos.

Mi padre, ya no pudo con más y "decidió morirse". Pensó que yéndose él, el seguro cubriría las hipotecas sobre las tierras, la maquinaria y la casa, cosa que el banco, la aseguradora y los abogados, se encargaron de que no sucediera.

Para que el banco no nos dejase sin nada, mi tío nos compró las tierras y la casa por una miseria, haciéndose cargo él de las cargas hipotecarias y haciendo bueno el refrán ése de: a perro flaco, todos son pulgas. Encima, pulgas familiares.

Mi madre me dijo que iríamos a Madrid, que allí empezaríamos una nueva vida en casa de un señor que ni tan siquiera hasta ese momento, yo había oído hablar de él.

Madrid me pareció increíble, no paraba de mirar todo con gran asombro. Llegamos a casa de ese misterioso señor "amigo" de mi madre, que resultó ser médico, él no estaba y nunca llegué a verle, pero a su mujer sí.

Era una señora muy peripuesta y distante, parecía que mi madre y yo le molestábamos. Parece ser que pensaba que yo era más pequeño y por ese motivo, no dejó que mi madre entrase a servir a su casa y ahí acabó la relación de mi madre con ése señor médico misterioso. Mi madre salió llorando de allí y yo jamás olvidé aquella casa de la Calle Marqués de Urquijo, desde entonces, empecé a odiar el habernos ido a Madrid y ya no me pareció tan increíble la ciudad. Jamás me volvió a gustar la capital.


El dinero se iba esfumando entre pagar la pensión, la comida y mi colegio, los trabajos que le salían limpiando casas, no le llegaban, y a mi madre, al final del sueldo siempre le quedaba mucho mes.

Es entonces cuando mi madre empezó a trabajar por las noches, yo realmente no sabía en qué casas estaba limpiando, pero viviendo en una pensión, al final uno escucha conversaciones y cuchicheos que acabaron por descubrirme que mi madre, era eso que llamaban, "una mujer de vida alegre" en una boite, que acabó denominándose para estar acorde con los tiempos que corrían, en una whiskería.


Y ésa, fue mi primera relación con el mundo de la prostitución.

Enviar "Mi primera relación con el mundo de  la prostitución" a Digg Enviar "Mi primera relación con el mundo de  la prostitución" a del.icio.us Enviar "Mi primera relación con el mundo de  la prostitución" a StumbleUpon Enviar "Mi primera relación con el mundo de  la prostitución" a Google Enviar "Mi primera relación con el mundo de  la prostitución" a Facebook

Actualizado 08/10/2013 a las 06:47 por kreo

Etiquetas: prostitución Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Foreros , Personal

Comentarios

  1. Avatar de Admin
    Gracias por contarnos algo tan intimo.
  2. Avatar de kreo
    Gracias a vosotros (los que nos proporcionáis este espacio), para poder ser así.

    Aunque la verdad, hace tiempo que dejó de ser algo íntimo y quedó simplemente en lo que siempre debió ser, sólo algo de mi vida personal. Las personas que me rodean, saben esta faceta de mi vida y lo orgulloso que me siento por tener la madre que he tenido. También mi padre, por supuesto.

    Saludos.
  3. Avatar de PaulaVip
    Ser un Hijo de Puta es algo que debes llevar con orgullo.
    Después de todo es un trabajo bien respetable.
    Y lo de la vida alegre...sólo hay que saber mirar para poder ver.

    Un abrazo
  4. Avatar de kreo
    Por eso comentaba en mi respuesta a Admin, que el escribir esto de mi vida, no ha supuesto ningún problema, ni es algo íntimo o quizás una terapia o liberación de un trauma interno, no supone nada de eso para mí. Es tan fácil como sacudirte los clichés sociales y religiosos, para acabar entendiendo que tenía el mismo amor y orgullo de hijo, cuando era ama de casa, ayudaba a mi padre en el campo, limpiaba casas o ejercía de puta.

    Lo de la vida alegre, cada persona es un mundo y cada vivencia y entorno en que se desarrollan, terminan de alguna manera condicionándola. El tiempo en el que transcurre todo esto, eran los primeros años después del franquismo, una sociedad aún muy cerrada en esos aspectos (y en todos, vamos), y más acentuados en el entorno rural donde ella siempre vivió, sumando a todo ello ser una persona con profundas raíces religiosas, vamos, un cóctel que jamás superó y que impidió, que ella misma no viese culpa en lo que hacía y esa es mi gran espina (una de ellas) que me quedó con mi madre, hacerla entender, que ni era pecado, ni malo, ni muchos menos indigno o indecente. Cosas por las cuales, jamás pudo sentirse feliz o saber mirar de otra manera su trabajo como puta.

    Saludos.
  5. Avatar de Isabelescort
    Me ha encantado tu publicacion, creo que lo mas importante es saber valorar todo ese esfuerzo, yo personalmente espero que si algun dia mi hija se entera de esta faceta de mi vida, pueda decir y tomar las cosas como lo has hecho tu.

    Un abrazo.
  6. Avatar de kreo
    Gracias a ti Isabelescort por tomarte la molestia de leerme y estoy segurísimo que tu hija, se lo tomará y valorará de la manera que sólo pueden tomarse esta cosas: desde la inmensa gratitud a su madre, a ti. No me cabe la menor duda.

    Te diré más aún, a medida que fui madurando, adquiriendo responsabilidades en la vida, sufriendo lo duro que es el día a día y los sapos que hay que tragarse, más valoré aún si cabe todo lo que hizo mi madre por mí. Lo mismo le pasará a tu hija, si es que algún día se entera.

    Daría para unas cuantas entradas en el blog hablar sobre las sensaciones y pensamientos que tuve al enterarme de que ejercía de puta, cómo fueron evolucionando en mi vida y las consecuencias que trajeron al paso de los años algunas de las vivencias que en este escrito he relatado. Quizás más adelante...

    Saludos.