Mostrar feed RSS

Confesiones de Lara

Una mujer de Ron y esmalte negro.

Calificar esta entrada
por - 24/08/2014 a las 19:51 (666 Visitas)
“Alarga tus sentidos y rózame con tu voz..”

Te busco a medianoche y me dices tu fantasia de hoy. Cuelga, y mi nerviosismo también lo hace.
Bajo.Entro en su coche. Vayamos a aquel local que se nos quedó pendiente _ Le digo.
Estás preparada para terminar lo que empezamos?_ Me pregunta incredulo.
Claro que sí_ Le digo, casi ofendida.
Duda de mi osadía y reconozco que me molesta. Me rio. Vas a enterarte chaval_ Pienso mientras miro la carretera, como si nada.
Llegamos. Me vestí para la ocasión, que hay mucha belleza suelta por ahí y él tiene que mirarme sobre todo a mí. Pantalón corto negro, sandalias de taconazo y una camisa blanca de satén que solo mirarla acaricia intenciones . El pelo suelto, rimel y más sombra negra que cualquier otra noche.
Perfume en la nuca, en el cuello,para que cuando se acerque a esnifarme le provoque morderme y quedarse sumergido un buen rato.
Entremos_ Le susurro sonriendo.
Música. Oscuridad .Olor a tabaco, whisky de algún tipo y risas. Olor a deseo clandestino a humedad en los labios y al Madrid que tanto me excita.
Atravesamos el pasillo que separa la realidad de la magia.
El club no es muy grande, chicas en la barra esperando la mirada precisa en el momento adecuado. Hombres sedientos. Algunos me miran con curiosidad, doy la mano a mi valiente de turno. Fuerte. Como cuando me folla sin previo aviso. Como cuando me besa dentro del coche , parado a la vista de cualquiera; y sonríe, sabiendo que alguien desde algún lugar nos está observando.
Un hombre de barba y gafas provocativas me mira con descaro, le sonrío. Le doy la espalda. Lo siento, pero esta noche las protagonistas son ellas. Pienso.
Bebemos ron, brindamos por el deseo y nuestro morbo. Observamos a las chicas. Hay dos bailando sobre una fina barra. Yo busco con empeño alto a la chica de pelo corto y esmalte negro que me habló la otra noche. No me gustan las mujeres especialmente, pero me seducen tanto las miradas, los gestos.. Me excitan las intenciones , las mentes..
Nuestra primera incursión en el local se quedó en un sutil intento de formalizar nuestro deseado trío. Pero hoy, sobre todo si la musa estaba..ocurriría.
Mirala_Me susurra él.
Nos ha visto y se dirige a nosotros. Un beso, reencontrarme con esa mirada que tanto habló aquella noche y con una mutua sonrisa directa, reconocemos intenciones.
La invitamos a una copa. Sonreímos. Silencio.
Humedece sus labios en el alcohol, se pasa la lengua por ellos y beso las gotas de ron que quedan entre su carmin derretido. Abre su boca, siento su lengua tan entregada que olvido que estoy sobre un taburete de dudoso equilibrio.
Él nos observa. Lo sé. Su mano sobre mi muslo se mueve inquieta mientras nuestras lenguas, ajenas a cualquier indicio de testosterona siguen enredadas. Unos dedos tocan mi pecho. Por un momento dudo de quien son. Bajo la camisa, busca mis pezones. Busca y encuentra. La calidez y seguridad me confiesan que son las manos de ella.
Pasan los siglos. Él se impacienta. Nos da la mano a las dos y pasamos a un reservado pequeñito y oscuro.
Antes de que él deje su copa sobre la mesa, las ropas de las 2 ya han caído al suelo. Sobre el sofá, tumbada, desnuda siento la humedad de ella, sobre mí. Él aún vestido, de pie. Observa. Se agita. Quiere unirse a nuestra sed.
Aún no..Pienso ,mientras ella hunde sus dientes en mi cuello.
Siento y escucho. Suena “pálido” de fondo..

Enviar "Una mujer de Ron y esmalte negro." a Digg Enviar "Una mujer de Ron y esmalte negro." a del.icio.us Enviar "Una mujer de Ron y esmalte negro." a StumbleUpon Enviar "Una mujer de Ron y esmalte negro." a Google Enviar "Una mujer de Ron y esmalte negro." a Facebook

Etiquetas: club, noche Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Escorts Madrid , Escorts Geishas

Comentarios