Mostrar feed RSS

Diario de un puto de lujo. Marcos.

El falso novio

Calificar esta entrada
por - 14/10/2015 a las 00:12 (291 Visitas)
Tal y como explico en la página contacto/servicios también ofrezco servicio de escort Así, voy a contar una experiencia de este tipo.

Recibí un correo electrónico en el que una chica quería un novio falso para poder presentarle a su familia en un encuentro social. Todos sus hermanos y hermanas tenían pareja, y ella no, y no quería ser diferente. Así, me a través de mensajes y mensajería instantánea me contó exactamente que era lo que quería de mí.

Como explico, me adapto a lo que el cliente busca. Esta chica buscaba una persona muy educada que supiese estar en ambientes de clase alta. Además, el principal objetivo era conseguir contentar al padre, a quien le encantan los caballos y también es su principal tema de conversación. Aunque a mí nunca me llamaron demasiado, yo en ese encuentro debía aparentar que me encantaban y que montaba en ellos asiduamente. Ese día, me aprendí la mayor parte de las razas de los caballos y nociones básicas de hípica, polo y apuestas.

Esto era sólo una parte de mi personalidad. Mí personaje estudiaba ingeniería y había tenido una educación elitista, conseguida por medio de escuelas privadas e internados suizos durante varios años. Hablo un A1/A2 de alemán, así que el idioma de Suiza no fue un problema y mis modales refinados me hacían pasar perfectamente por esta persona.

También especificó qué temas no debía tratar y cual debiera ser mi respuesta a las preguntas de su padre sobre opiniones de sus gustos e intereses. Para acabar, debía ser elocuente y tener mucha fluidez verbal y léxica.

Tras todos estos requisitos, llegó el gran día y todo empezó con una cena con sus cinco hermanos, respectivas parejas y sus padres. Saludé de manera muy educada a todos y en seguida saqué el tema de los caballos con su padre, fingiendo saberlo porque su hija me lo había dicho cuando descubrió que a mí también me gustaban. La mayor parte de la cena estuve hablando con él, sobre la hípica y el polo, sobre todo el mundo equino en general. Resultó que apreciaba que alguien tuviera tantos conocimientos como él y fue una charla muy distendida. Tras una cena con una larga sobremesa, el final llegó y me despedí de todos y en general de su padre, que me agradeció la conversación al tiempo que le indicaba que había sido un placer conocerlo.

Todos nos despedimos, y volví a casa, dejando de ser Jaime, mí nombre ficticio, amante de los caballos, para volver a convertirme en el Marcos de siempre.

Enviar "El falso novio" a Digg Enviar "El falso novio" a del.icio.us Enviar "El falso novio" a StumbleUpon Enviar "El falso novio" a Google Enviar "El falso novio" a Facebook

Comentarios