Mostrar feed RSS

MariaG

De dónde nace una putacomo yo

Calificar esta entrada
por - 03/07/2012 a las 23:47 (790 Visitas)
No recuerdo cuándo comenzó mi fantasía. Fue muy progresivo. Yo era una mujer normal, casada con el hombre de mi vida, con un trabajo vocacional,… Siempre me ha gustado el sexo y, por aquel entonces empezamos a fantasear con meter en nuestra cama a un tercero. Mi marido me susurraba al oído cómo se aproximaría el otro y me arrebataría el placer y yo me moría de gusto ensoñando.

Él lo arregló todo. Un amigo suyo, bien parecido y un poco golfo vendría a cenar a casa. Pero no hubo cena, vamos, ni se habló de probar bocado. Yo me puse todo lo guapa que pude con la mínima ropa posible. Llegaron. Mi marido me sentó en las rodillas del otro. Temblaba como una hoja, se me entrecortaba la respiración, estaba muerta de vergüenza pero no hacía el menor ademán de moverme del sitio.

Eran cuatro las manos que comenzaron a desnudarme, muy despacio, besando cada parte que iban descubriendo. Yo no daba crédito a lo que estaba pasándome. ¡Resulta que mi cuerpo reaccionaba más rápida e intensamente que nunca! Estaba totalmente rendida al placer.
Me entregé a un hombre que no era el mío y, acto seguido, me recibió mi marido. El placer fue absolutamente indescriptible.
Con todo lo que había pasado tuvimos imágenes para recrearnos durante una buena temporada.
Si en aquel momento alguien me hubiera asegurado que unos años después dedicaría mi tiempo libre a la vida alegre, me hubiera reído a carcajadas.


Realmente no me había planteado ir a más, a lo mejor repetir lo del trío, pero quedarme ahí. Lo de aquella noche no entraba en mis planes.

Ella llevaba apenas unos meses separada. Acabábamos de ayudarla con la mudanza y celebrábamos la primera cena oficial en aquella su casa nueva. Algo capté en los ojos de Carol. Cuando mi marido salió a por la botella de vino le pregunté si quería algo con él y confirmó mis sospechas. Me fuí al salón, justo enfrente, para poner música, Carol quería bailar. Y puse algo lento y tardé un poco en regresar. Efectivamente bailaban abrazados.

La culpa la tuvo él. Me agarró de la cintura para envolvernos a las dos pero no calculó bien y me encontré besando apasionadamente a mi amiga. Fue nuestra amante durante unos años.

Enviar "De dónde nace una putacomo yo" a Digg Enviar "De dónde nace una putacomo yo" a del.icio.us Enviar "De dónde nace una putacomo yo" a StumbleUpon Enviar "De dónde nace una putacomo yo" a Google Enviar "De dónde nace una putacomo yo" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Marni Luvin
    qué gusto!, sobre todo la parte del amigo del marido. Uf, qué morbooo!!!.
    Felicidades por esas cabecitas locas. Marni