Mostrar feed RSS

El Blog de Paula

Ni “eso”, ni “ésta”

Calificar esta entrada
por - 06/03/2011 a las 11:24 (1772 Visitas)
Cita Iniciado por PaulaVip Ver mensaje
Archivo adjunto 740

Hace mucho que recibo mails de mujeres que, en algún momento y de manera más o menos firme, están pensando en dedicarse al mundo de la prostitución como profesionales del sexo de pago. Sigo pensando que puta es una palabra más limpia y clara. Pero no quiero ofender a nadie con ella.
Lo que no deja de sorprenderme es, cómo se refieren a nuestro trabajo:

-Estaba pensando en meterme en esto-…
-No sé cómo puede irme en este mundillo-…
-De este ambiente no sé nada-…

Yo defiendo mi trabajo porque es mi manera de ganarme el sueldo, de pagar facturas y de salir adelante sin la ayuda de nadie. Lo defiendo porque, en su momento me salvó de una vida que no quería seguir viviendo y que más pronto que tarde, hubiese terminado conmigo y con mi hijo. Defiendo este trabajo porque me gusta, porque aprendo a diario, porque he conocido a hombres y mujeres excepcionales, porque he podido ver cuántas mentiras encierran los titulares de los periódicos y los programas de tv sensacionalistas y aprovechados.

No me gusta que nadie llame “eso” a mi trabajo. Nadie llama “eso” al ejercicio de la medicina, a la arquitectura, al derecho o a la limpieza doméstica.
No trabajo “en eso”. Soy prostituta, puta, trabajadora sexual. No soy “ésa”, y no trabajo en “eso”.

No estoy enfadada, aunque quizá por el tono, pudiera parecerlo, en realidad, estoy aturdida.

Intentas hacer llegar mil mensajes, mil consignas, mil verdades. En este blog, en GuiaGeisha, en el Facebook, en cada entrevista, en cada conversación, en cada mail, en cada llamada. Y sólo consigues que el resto del mundo siga refiriéndose a mi trabajo, como “eso”.
Yo no trabajo en un mundillo, ni en un ambiente, ni en “eso”. ¿tan difícil resulta para la sociedad en general, llamar a las cosas por su nombre?

Con lo mucho que gusta ahora etiquetarlo todo, hay dos términos que la gente no usa. Uno es la palabra cáncer, -ahora se le llama larga y penosa enfermedad-, y a mi trabajo se lo denomina , “eso”.
Quizá haya algún tipo de lazo que se me escapa, entre ambos términos. Entre cáncer y puta, quiero decir. Lo mismo que aún se asocian las ITS a las profesionales del sexo de pago que, somos las únicas que nos cuidamos y hacemos exámenes con meticulosa regularidad.

Soy puta y trabajo como puta. Si no les gusta, acepto meretriz, ramera, prostituta o trabajadora del sexo de pago. Pero ni “esa” ni “eso”. Las profesiones tienen nombre y el de la mía es muy claro.

Y siguiendo con el principio de esta entrada, me pregunto cómo una mujer, piensa en trabajar en algo a lo que ella misma denomina “eso”.
Hace algún tiempo en este blog una chica nos hablaba de la vergüenza que experimentaba al trabajar como limpiadora y cómo le mentía a su propia familia, sobre su verdadera ocupación. Pero no la llamaba “eso”.

No me pregunto de dónde viene esa vergüenza porque,, es simple. Es aprendida, adquirida. Nada nuevo. Pero sí me pregunto cómo te puedes imaginar trabajando como puta, si ni siquiera puedes nombrar a tu próximo oficio.

Cuando yo me planteé por primera vez trabajar como prostituta, cerré los ojos y me vi. No podía imaginar cuán distinto era porque yo partía de una base falsa, la que siempre nos enseñan los medios de comunicación. Pero, sí me veía intercambiando sexo por dinero con un desconocido. Luego, simplemente, adapté mi trabajo a mi manera de ser y le di mi toque. Como hacemos todos en nuestro puesto de trabajo.

Pero, pido por favor, a todas aquellas mujeres, jóvenes o maduras que, si no pueden autodenominarse puta, prostituta o trabajadora sexual y no pueden admitir que van a trabajar en el mundo del sexo de pago, en lugar de hacerlo en “eso”; que ni siquiera sigan imaginando, fabulando o pensando en entrar en esta profesión.

Porque, no todo el mundo sirve para trabajar en cualquier ramo. Y no todas las mujeres, sirven para ser profesionales del sexo de pago. Putas, al fin y al cabo.

Somos muchas las que trabajamos para exigir nuestros derechos y nuestras obligaciones, para hacer que la sociedad conozca de primera mano lo que pensamos, sentimos y cómo trabajamos en nuestro día a día, sin permitir que otros lo hagan por nosotras de oídas.

Dignificamos nuestro trabajo, lo mismo que él nos ha devuelto nuestra dignidad a nosotras. Seguimos en él porque nos gusta y nos aporta mucho a nuestra vida. Porque, además podemos ayudar a otras personas y ser ayudadas a la par.

“Eso”, se llama prostitución y “ésta”, es Paula.

Gracias

PaulaVip

NI “ESO”, NI “

Enviar "Ni “eso”, ni “ésta”" a Digg Enviar "Ni “eso”, ni “ésta”" a del.icio.us Enviar "Ni “eso”, ni “ésta”" a StumbleUpon Enviar "Ni “eso”, ni “ésta”" a Google Enviar "Ni “eso”, ni “ésta”" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Neo69
    Ole, ole y ole. Alto y claro!
  2. Avatar de PazLucia
    Sorprendente. Ayer platicaba con una amiga y le decía que me sentí una puta. Que me sentía como una, pero con la diferencia de que me estaba regalando, trabajando gratis. Entonces le dije: voy a empezar a cobrar. Y me dijo: averigua antes en la red. Y aquí estoy, queriendo aprender como ser una puta sin morir en el intento y para poder dejar un empleo de medio tiempo en el que tengo que soportar a un gerente morboso, y no preocuparme por cómo demonios voy a solventarme la escuela y la renta.

    Debo admitir que en cierto momento habré utilizado el termino de puta como despectivo. Y todo por la concepción machista con la que es utilizada, las mieles del patriarcado no puede aceptar que hay mujeres inteligentes y disciplinadas que deciden dedicarse a la prostitución, o al cine pornográfico.

    Un saludo

    Este foro me ayudará mucho. Estoy segura.