Mostrar feed RSS

Roco

Decisiones

Calificar esta entrada
por - 23/04/2015 a las 14:02 (629 Visitas)
Ya está. En estas maletas queda materializada la última etapa de mi vida. Una etapa dura. Cruda. Odiosa. Gris. Cuando miro atrás y observo mi vida durante los últimos meses, un regusto amargo me invade.

En cierto modo, la vida de los niños es fácil, pues no deben tomar muchas decisiones. Helado de fresa o de limón, colorear la flor roja o morada. ¿En qué momento de la vida empiezan a formar parte de nuestras decisiones las implicaciones éticas? ¿Cuándo empezamos a poner en marcha la balanza interna en la que medimos las consecuencias negativas y positivas de nuestras decisiones? -Por un lado, felicidad. Por otro, responsabilidad. Por un lado, perseguir los ideales en los que creo. Por otro, remordimiento.

Algunas veces, hay que tomar decisiones importantes. Decisiones que cambiarán el transcurso de nuestras vidas para siempre. Momentos en los que dudas sobre qué camino tomar, pero ni siquiera ves el camino delante, pues una espesa niebla de emociones te impide ver con claridad. En esos momentos, la tensión es tan intensa que nuestros mecanismos internos ven mermadas sus capacidades de discernir cuál de las decisiones sería la más correcta. Al final, un poco por inercia, un poco por aventura, un poco porque siempre suelo tomar la decisión más bizarra de entre todas las opciones disponibles, me encontré sola y sin un puto duro en un lugar desconocido, aislada del mundo que conocía y arrancada de cuajo de la vida que llevaba antes de tomar mi decisión.

No diré que me arrepiento, pues nunca me arrepiento de nada. Creo en el efecto mariposa, que cada circunstancia nos lleva a la siguiente, y que cada persona y experiencia nos ayuda a crecer. Unas veces se crece a base de felicidad y otras a base de soledad. Es la vida.

Pero ya está. (“Ya está”, me repito incrédula una y otra vez mientras miro las cajas e intento asimilar el nuevo giro de 360º que me espera ahora). Ya está. Eso fue todo. Ya ha pasado, como si se hubiese tratado de una larga pesadilla, de esas que te hacen despertar en mitad de la noche sudando y, cuando vuelves a conciliar el sueño, regresan, insistentes, agobiantes. Ahora es por la mañana, he despertado de la pesadilla, pero el día de hoy no tiene nada que ver con el de ayer. Es como si fueran dos mundos completamente diferentes, separados tan solo por una noche de pesadillas. Vuelvo la misma, pero no soy la misma. Vuelvo al mismo lugar, pero todo ha cambiado tanto desde que marché… El hecho de volver me causa una extraña sensación de que algo volverá a ser igual que ayer, pues al fin y al cabo, tan solo ha sido una noche de pesadillas…

Pero nunca nada es igual.

Por eso vuelvo con la idea de no desperdiciar ni un minuto más de mi vida, de vivir cada segundo como si fuera el último y de ofrecer a cada persona que forme parte de mi vida lo mejor de mí. Crecer y luchar desde por la mañana hasta la madrugada, y luego al dormir, soñar sueños bonitos que cumpliré cuando despierte. Y, sobre todo, tomar decisiones que, aunque no sean las más correctas, me hagan feliz.

Vuelve Roco, un versión de mí misma que cada día me gusta más. Y lo hace para quedarse.


Enviar "Decisiones" a Digg Enviar "Decisiones" a del.icio.us Enviar "Decisiones" a StumbleUpon Enviar "Decisiones" a Google Enviar "Decisiones" a Facebook

Actualizado 23/04/2015 a las 14:06 por roco

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Foreros , Escorts Geishas , Personal

Comentarios