Mostrar feed RSS

Roco

Las mentiras que contamos para conseguir sexo

Calificar esta entrada
por - 25/04/2015 a las 20:09 (484 Visitas)
Cita Iniciado por Admin Ver mensaje
Por: Silvia C. Carpallo

Mentimos, mentimos continuamente. A veces de una forma tan natural que resulta casi un acto inconsciente. De hecho, un estudió llegó a la conclusión de que se dicen hasta tres mentiras por cada diez minutos de conversación. ¿Y por qué mentimos? Para lograr lo que queremos. Y si hay algo que siempre queremos es sexo.


Fotografía vía Finance Fox.

Oímos aquello de que el dinero y el sexo son los dos motores que mueven el mundo. Puede que sea cierto. No todas nuestras mentiras pueden reportar beneficios en nuestra cuenta bancaria (a las de algunos políticos, sí), pero hay algunas que pueden ayudarnos a conseguir una buena sesión de eso que tanto nos gusta. Aunque, como nos contaba recientemente, en este mismo espacio, Rosetta Forner, muchas veces "nos la dan con queso".

Pensémoslo un poco: ¿qué son el maquillaje, un sujetador de aumento, una faja de reducción y unos tacones sino una mentira? Mentimos para gustar, para atraer. Y si no me creéis, solo basta con que te sientes en algún restaurante y observes a una pareja en su primera cita. Fingimos ser una versión mejor de nosotros mismos: más simpáticos, pacientes, atentos, comprensivos, divertidos, etcétera. Hacemos lo posible por ofrecer al de enfrente aquello que desea, con el objetivo de conseguir una segunda cita, o al menos conseguir que esa noche haya un buen postre.

Quizás ahí esté parte del debate, ¿mentimos con el mismo objetivo hombres y mujeres? Si buscamos en internet la frase "mentiras para conseguir sexo", lo que aparece es una multitud de artículos, publicaciones e incluso vídeos donde se cuentan algunas de las mentiras que un hombre puede usar para llevar a su objeto de deseo a la cama. Parece que, si bien algunas de nosotras usamos más alguna mentira en lo físico para seducir, otros cuantos no dudan en usar su labia para mentir como bellacos y engatusar a su objetivo.

Hay algunas mentiras casi tan inocentes como "solo la puntita" y otras más imaginativas, como "dormimos en la misma habitación pero, tranquila, que yo duermo en la otra cama" (algunas nos las creemos porque queremos). De ahí, por supuesto, a grandes clásicos que pasan por "es que mi novia no me comprende" a"te lo prometo, la he dejado", o incluso el "nunca me había enamorado hasta que te conocí a ti" (ojo, no quiere decir que, algunas veces, algo sea cierto;tampoco nos pongamos tan desconfiado/as).

Después están los verdaderos maestros del embuste. Me viene a la cabeza, por supuesto, el personaje de Barney Stinson en la serie How I met your mother, y su llamado Playbook, el libro en el que guarda, como oro en paño, todos los trucos y mentiras que utiliza para acabar bien acompañado entre las sábanas. Y resulta que, al menos en la serie, le funcionan bastante bien.


El mundo de la ficción ha hablado muchas veces de la relación entre las mentiras y el sexo. Dándole una vuelta de rosca al asunto, y mirándolo desde otra perspectiva, también podemos pensar en qué pasa si el sexo es en sí la propia mentira. Es decir, seducir para engañar a alguien.

Volviendo a algunos topicazos sexistas, que si existen es por algo, recuerdo ahora la película Las seductoras, en la que las más que atractivas Sigourney Weaver y Jennifer Love Hewitt, madre e hija en la ficción, utilizan el sexo para engañar a más de un incauto. Parece que nos empeñamos en hacer del sexo algo mucho más complejo y retorcido de lo que es.


El sexo es poder. No podemos negarlo. El sexo consigue hacernos vulnerables (a todos), y por eso no podemos usarlo alegremente como arma, porque al final ese es el problema, que alguien puede salir herido.

Puede que nuestra sociedad no sea ni tan libre ni tan liberada como quisiéramos, pero sí que es mucho más heterogénea de lo que pensamos. Ni todas las mujeres ni todos los hombres son iguales, ni responden a los mismos arquetipos sociales. Dejemos de engañarnos, y escudarnos en el que "es que las mujeres dan sexo para recibir amor, y los hombres dan amor para tener sexo". Hay mujeres que buscan solo sexo, solo un buen rato, y hay hombres que buscan amor, compartir su vida con alguien.

Quizás si aprendiéramos a ser un poco más sinceros con lo que realmente queremos, con los demás, y, para empezar, con nosotros mismos (quizás esa sea la clave), podríamos conseguir mucho más de lo que obtenemos que si vamos engañando. Mientras tanto, nos queda dejar de enfadarnos mucho por aquellas mentiras piadosas, y pensar que, un mundo sin mentiras tampoco sería perfecto.


Las mentiras que contamos para conseguir sexo >> Blog Eros >> Blogs EL PAÍS

Enviar "Las mentiras que contamos para conseguir sexo" a Digg Enviar "Las mentiras que contamos para conseguir sexo" a del.icio.us Enviar "Las mentiras que contamos para conseguir sexo" a StumbleUpon Enviar "Las mentiras que contamos para conseguir sexo" a Google Enviar "Las mentiras que contamos para conseguir sexo" a Facebook

Actualizado 26/04/2015 a las 21:37 por roco

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios