Mostrar feed RSS

Memorias de una Ladyboy

Por qué asistí al 7N

Calificar esta entrada
por - 01/12/2015 a las 10:24 (383 Visitas)
Desdehace meses que se convocó esta manifestación estatal contra lasviolencias machistas, algo dentro de mi tardó 0,3 segundos endecirme “tienes que ir”, estar presente y manifestarte en contrade esta sangría que día a día pone de luto a una, dos, tresfamilias....¡TODOS, LOS DIAS!


Estadecisión fue tomada primero que nada de manera puramente personal,si bien afortunadamente mi historia personal no ha tenido visos deese tipo de violencia que empieza en el hogar, con un padremaltratador físico, analizándolo con el tiempo y la distancia hetomado consciencia que el suyo era un machismo 2,0 más sutil,igualmente controlador y psicológico. Sigo con recuerdos y análisisde esos primeros años y llevo grabadas en la memoria esas charlaspadre-”hijo” donde me transmitía todo lo que “el hombre de lacasa” debe y no debe ser ni hacer como la famosa “los hombres nolloran” y demás estupideces, por supuesto la peor de ellas cosasera ser “maricón”, evidentemente. En ese momento mi cabeza nollegaba a comprender del todo esas palabras, seguramente porque misentimiento interno no era el de “ser un hombre”, como labiología y la sociedad se habían hartado de insistir en ello.


Noidentificándote como “machote” te hace darte cuenta de ciertoscomportamientos hacia las mujeres que no te gustan. Pero cuando yaeres leída socialmente como mujer, los sientes en tu propia carne yel sentimiento que aflora es la rabia y sólo una pregunta: ¿Porqué?


Comomujer transexual es muy fácil sentir esa violencia, esadiscriminación y ese desprecio por ser como eres. Debido a esemachismo estructural, hay sujetxs (porque también muchas veces esaplicado por mujeres machistas) que se creen con derecho a humillarteseñalando tu condición trans de manera burlona. Esto en la primeraetapa de transición de una persona transexual es lo más duro quehay, porque, al menos personalmente ha costado mucho trabajo internoel darme cuenta que no tenía por qué avergonzarme por ser como soy,que realmente no es un handicap, sino un regalo, pero el patriarcadono quiere que tomemos esa consciencia y se limita a machacar aquienes nos salimos de la regla y hace mucho más escarnio conquienes nos liberamos de esos “privilegios masculinos”.


Comotrabajadora sexual el machismo que se soporta es el institucional.Ese que nos reprime con los cuerpos de seguridad del Estado, ese queimpulsa campañas tramposas de “salvamento” cuando en realidadson de estigmatización contra las que decidimos libremente ejercereste trabajo. Desafortunadamente esta vertiente tiene aliadas que seautodenominan feministas que han hecho de esa “industria delrescate” un modus vivendi que no van a soltar nunca y por esorepiten ese mantra hasta la saciedad. Es un tópico, pero la famosafrase “Una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad”aplica a la perfección y ha logrado desinformar al feminismo de basey dar por hecha esa mentira sin siquiera contrastar con las queestamos todos los días ejerciendo este oficio.


A pesarde contemplar con tristeza que desde la organización de la marchanos dejaban oficialmente de lado, la presencia de las putas fueinevitable, como lo hicieron patente las compis del Colectivo Hetairay pude volver a comprobar que a pesar de la división que el trabajosexual sucita en el movimiento feminista, cada vez hay más mujeresque se dan cuenta que no estamos ni alienadas, ni victimadas niobligadas por ninguna mafia y esta también era una oportunidad deoro para hacer alianzas y crear consciencia de que el machismoheteropatriarcal, nos tiene fastidiadas a todas.

Enviar "Por qué asistí al 7N" a Digg Enviar "Por qué asistí al 7N" a del.icio.us Enviar "Por qué asistí al 7N" a StumbleUpon Enviar "Por qué asistí al 7N" a Google Enviar "Por qué asistí al 7N" a Facebook

Etiquetas: Ninguna Agregar / Editar etiquetas
Categorías
Sin categoría

Comentarios

  1. Avatar de Admin
    Para la próxima avisa!!!