La ansiedad después del acto no hay que tomarla al pie de la letra. Esa ansiedad se puede manifestar en diferentes intensidades y de diferentes maneras en las horas y días siguientes al acto y conllevan un malvivir hasta el siguiente acto y vuelta a empezar. En mi pasado tuve síntomas parecidos y aunque molestos si uno no tiene pareja, por los euros, en mi caso no pasó a males mayores.

En otras intensidades y en otras circunstancias el síndrome puede acabar con la vida de uno. El tratamiento suele ser psicológico y en algunos casos requiere de reclusión y vigilancia durante tratamiento de entrada de al menos 20-25 días.

Peor es la hipersexualidad que puede anular cualquier relación con el mundo exterior. Hace años conocí a un enfermo hipersexual y se convirtió en un personaje de cómic, todo estaba relacionado con el sexo con eyaculaciones espontáneas y masturbación intensiva. Por suerte mía lo acabaron echando del trabajo, era mi jefe. Por aquel entonces no existía el flriondrios microbachiatos aunque puede que con un poco de bromuro de ese que daban en la mili le hubiera bastado, quien sabe.