¡Ufff! Menudo susto que me he metido. Ya creía haberme quedado sin musa en Barcelona.