Resultados 1 al 8 de 8
  1. #1
    unwitting
    Guest

    Usos, costumbres y reglas

    Las mujeres y las mamadas. Reglas.


    Regla nº 1.- Lo primero y más importante : no estamos obligadas a chupartela.
    Regla nº 2.- Extensión a la regla nº 1 : Asi que si lo hacemos, sé agradecido.
    Regla nº 3.- No me importa lo que viste en el video porno, lo habitual no es
    correrse en la cara de ella.
    Regla nº 4.- Extensión a la regla nº3, NO, tampoco se lo tiene que tragar.
    Regla nº 5.- Mis orejas no son manillares.
    Regla nº 6.- Extensión a la regla nº5, no me empujes la cabeza, mi garganta
    tiene una capacidad limitada, además, ¿acaso quieres que te vomite en la polla?
    Regla nº 7.- No me importa lo mucho que te relajes, no procede tirarse pedos.
    Regla nº 8.- Que tenga la regla no quiere decir que sea la semana de las mamadas. Que te entre en la cabeza : estoy hinchada y hecha polvo. Así que no me siento particularmente obligada a chupártela sólo por que tú no puedas follar ahora.
    Regla nº 9.- Extensión a la regla nº 8, decir que te duelen las pelotas puede
    que te haya funcionado en la universidad, pero ya no cuela. Si estás desesperado, hazte una paja y déjame en paz con mi compresa.
    Regla nº 10.- Si paro un momento para quitarme tu pelo de entre mis dientes, no me digas que lo acabo de arruinar.
    Regla nº 11.- Dejarme en la cama para ir a jugar videojuegos o ver la tele,
    justo inmediatamente después de terminar, es altamente no recomendable para que mi comportamiento (mamada) se repita en el futuro.
    Regla nº 12.- Si te gusta como lo hago, lo mejor es no especular acerca del
    origen de mi talento. Simplemente disfruta el momento y alégrate de que sea tan buena.
    Regla nº 13.- No, no sabe particularmente bien. Y no me importa el aporte
    nutritivo de sus proteinas.
    Regla nº 14.- No lo haré mientras ves la tele, ¿está claro?
    Regla nº 15.- Cuando oigas a tus amigos quejarse de que no se la chupan lo
    suficiente, mantén tu boquita cerrada. No es apropiado ni compadecerse ni
    tirarte el rollo con ellos.
    Regla nº 16.- Por el hecho de que se te ponga dura por las mañanas, no significa que tenga que darle eso que tú llamas "un besito de buenos dias".

  2. Los Siguientes 4 Usuarios Agradecieron a unwitting por Este Mensaje:


  3. #2
    Forero VIP
    Fecha de ingreso
    11 sep, 11
    Mensajes
    997
    Gracias
    190
    Agradecido 646 veces en 349 mensajes.
    He leido 16 reglas, me faltan los usos y las costumbres

  4. #3
    Forero Avatar de Xasel
    Fecha de ingreso
    27 ago, 10
    Ubicación
    Barcelona y viajando por el mundo
    Mensajes
    11,755
    Entradas de blog
    31
    Gracias
    6,405
    Agradecido 5,110 veces en 3,079 mensajes.
    Cita Iniciado por Alfdorf Ver mensaje
    He leido 16 reglas, me faltan los usos y las costumbres
    Pues a redactar!!! jeje

  5. #4
    unwitting
    Guest

    Usos

    Usos de la palabra "mierda".

    -Ubicación geográfica: Vete a la mierda
    - Implicación de lugar: Me fui a la mierda
    - Adjetivo calificativo: Eres una mierda
    - Valor dietético: Come mierda
    - Educación formativa: Déjate de mierdas
    - Egocentrismo: Se cree la gran mierda
    - Escepticismo: No le puedes creer ni mierda
    - Incultura: Es un bruto de mierda
    - Deseo de venganza: Lo voy a hacer mierda
    - Accidente: Se hizo mierda
    - Efecto visual: No se ve ni mierda
    - Impotencia: No se me levanta esta mierda
    - Sentido del olfato: Huele a mierda
    - Como despedida: Váyanse a la mierda
    - Accidente: Se hizo mierda
    - Sensación olfatoria: Huele a mierda
    - Especulación del conocimiento: ¿Qué será esa mierda?
    - Metamorfosis: Me hice mierda
    - Superlativo: ¡Purísima mierda!
    - Escasez: No hay ni mierda.
    - Sensación gustativa: Esto sabe a mierda
    - Expresión de alegría: ¡Qué buena mierda!
    - Actitud egoísta: No me regaló ni mierda...
    - Insatisfacción sexual: Esa hembrita es una mierda
    - Situación de desorden: Todo está hecho una mierda
    - Frustración: No me ligo ni mierda.
    - Hábitos alimenticios: Ese es un come mierda
    - Indigestión: ¡Qué comida más mierda!
    - Situación alquimista: Todo lo que toca se vuelve mierda
    - Conformismo: Seguimos comiendo mierda.
    - Rechazo despectivo: ¡Qué se cree la mierda esa!
    - Pasado imperfecto: ¿Qué mierda fue eso?
    - Imperativo: ¡Mándalo a la mierda!
    - Acción colectiva: Hagámoslo mierda
    - Como negación: Ni mierda.
    - Momento de sorpresa: MIERDA !!!

  6. El Siguiente Usuario Agradeció a unwitting Por Este Mensaje:


  7. #5
    unwitting
    Guest

    Costumbres

    el comportamiento del novio enamorado, humor

    A raíz de la lectura de algunos viejos artículos de la web, he estado haciendo memoria de costumbres extrañas que ha habido en el Opus Dei en las diversas épocas y que no sé si todas ellas han sobrevivido hasta el día de hoy, aunque de algunas de ellas estoy seguro que no, ya que no las conocí. Curiosamente de algunas me enteré en las famosas “tertulias pirata”, que no eran otra cosa que tertulias clandestinas, es decir, no mantenidas delante de algún persona del Consejo local, sino de manera furtiva con algunos numerarios mayores, aprovechando los cursos anuales, convivencias, etc. Normalmente esas tertulias se mantenían a altas horas de la noche, en las habitaciones de esos numerarios o en algún lugar apartado del jardín, etc.

    Este tipo de transmisión oral escapaba al rígido control que se mantiene en las tertulias oficiales.

    Voy a enumerar algunas de esas costumbres. Probablemente los que habéis desenganchado hace poco podáis aclarar cuál es la situación actual:
    • Rezo del breviario en los Centros de Estudio y cursos anuales: Esta parece ser una costumbre muy antigua que no conocí, pero de la que me hablaron. Por una indicación de Escrivá, en época que me es desconocida, se distribuyeron breviarios en los Centros de Estudio y tanto por la mañana como por la noche se rezaban (¿cantaban?) algunas de las horas canónicas a la manera de los religiosos y religiosas.

    • Expolio: Consistía en que en el día de la fiesta de San Francisco de Asís, los numerarios debían dejar sus objetos personales y determinadas prendas de vestir –corbatas, por ejemplo- encima de la cama a una determinada hora. El Consejo local con el sacerdote iban de cuarto en cuarto intercambiando esos objetos de propietario. Lo que pasaba a continuación lo oí relatar en plan irónico. Más de uno tenía que salir a la Universidad sin poder llevarse ni siquiera un bolígrafo para tomar apuntes o gente que frecuentaba las mismas aulas que aparecía al día siguiente con pertenencias de otro de sus compañeros creando situaciones embarazosas. Parece ser que esta costumbre fue suprimida por las enormes protestas que suscitó.

    • No poder ir a bodas, bautizos y celebraciones familiares: esto pude comprobar que se fue suavizando con el paso del tiempo y que ahora el relajo ya es casi total. De hecho en una boda reciente pude ver a una numeraria, bastante conocida de los amigos, alternar en el baile nupcial.

    • La no asistencia a espectáculos públicos (cine, teatro, circo, conciertos, etc.). No sé cómo estará la cosa ahora y si hay diferencias entre los numerarios y las numerarias.

    • Amueblamiento y decoración de las casas de los numerarios por la sección de mujeres: Cuando se abría una nueva casa de numerarios, todo el suministro de muebles y decoración corría a cargo de una empresa de la sección de mujeres, llamada Incodesa. El resultado, además del dudoso y femenino gusto del conjunto, provocaba una extraña imagen de similitud entre las diversas casas, con muebles pasados de estilo para la época en la que vivimos y con juegos de cuadros todos iguales –además de las fotos de rigor-, que dan a las residencias un aspecto conventual muy al contrario de ese estilo familiar que se pregona. Particularmente detestable –en mi opinión- resultaba la sala de visitas con muebles de estilo castellano y la lámpara de mesa de forja con su pantalla de color amarillento. Incluso los libros de adorno solían ser iguales en todas partes. Me gustaría que alguien describiera cómo es todo esto ahora.

    • Andar silenciosamente por los pasillos por la tarde después de la tertulia diciendo en todo caso “Pax” a quien se encontraba uno. La respuesta “In aeternum”. Me comentaron en una ocasión que esta costumbre tienen su origen en otra similar de los cartujos, que sólo se saludan con la expresión “Hermanos, morir habemos” que se contesta “A Dios tenemos”. ¿Sigue esto así?

    • Besar el suelo al levantarse. Esta era una costumbre realmente mecánica ya que a esa hora de las levantadas difícilmente se tiene conciencia de lo que se hace. En las “tertulias pirata” más de un numerario mayor comentaba divertido lo que pasaba cuando se tenían convivencias o cursos anuales en lugares en los que había instaladas literas. Las caídas desde el piso de arriba contra el suelo en la primera noche costaban más de un disgusto, ya que más de uno pensaba que estaba sólo a centímetros del suelo y no tan alto.

    • Traer una botella de vino, tabaco o algo similar cuando se sale de viaje. Según contaban, en los primeros tiempos esto era obligatorio en todos los viajes. Luego se limitó a las salidas fuera de España. Los que iban a Roma invariablemente traían un “panettone” (tal vez esto haya contribuido a popularizarlos en España). Según contaban algunos mayores, lo del cartón de tabaco más de una vez trajo complicaciones en las aduanas a más de uno que se había pasado en el número. Tal vez esta costumbre sea más comprensible. Lo curioso es lo reglamentado que estaba todo por escrito, sin dejar lugar a la improvisación.

    • Que te acompañe otro numerario a comprar ropa: esta norma es algo que me chocó siempre, entre otras cosas porque resulta de lo más extraño que dos tíos a partir de cierta edad vayan juntos a comprar prendas de vestir ya que da la impresión de lo que no es. Pero también recuerdo el pésimo gusto de más de uno que me acompañó a esos menesteres. El resultado, en alguna gente mayor del Opus Dei, es ese aspecto de ir “vestidos de viudos”. No creo que haya cambiado mucho esto, ya que no hace mucho tuve la ocasión de toparme con un numerario al que conocí cuando pertenecía a la Obra y su aspecto era exactamente ese a pesar de ser más joven que yo. Parecía ir vestido con ropa de un almacén de segunda mano, pero de los años 60.
    Tal vez se podrían contar muchas más cosas divertidas y otras no tanto en relación con todo esto y cómo a lo largo del tiempo las cosas han ido cambiando a pesar de las severas advertencias del Fundador de que no se alterara nada de lo establecido inicialmente.

  8. El Siguiente Usuario Agradeció a unwitting Por Este Mensaje:


  9. #6
    hipocrit
    Guest
    Cita Iniciado por unwitting Ver mensaje
    el comportamiento del novio enamorado, humor

    A raíz de la lectura de algunos viejos artículos de la web, he estado haciendo memoria de costumbres extrañas que ha habido en el Opus Dei en las diversas épocas y que no sé si todas ellas han sobrevivido hasta el día de hoy, aunque de algunas de ellas estoy seguro que no, ya que no las conocí. Curiosamente de algunas me enteré en las famosas “tertulias pirata”, que no eran otra cosa que tertulias clandestinas, es decir, no mantenidas delante de algún persona del Consejo local, sino de manera furtiva con algunos numerarios mayores, aprovechando los cursos anuales, convivencias, etc. Normalmente esas tertulias se mantenían a altas horas de la noche, en las habitaciones de esos numerarios o en algún lugar apartado del jardín, etc.

    Este tipo de transmisión oral escapaba al rígido control que se mantiene en las tertulias oficiales.

    Voy a enumerar algunas de esas costumbres. Probablemente los que habéis desenganchado hace poco podáis aclarar cuál es la situación actual:
    • Rezo del breviario en los Centros de Estudio y cursos anuales: Esta parece ser una costumbre muy antigua que no conocí, pero de la que me hablaron. Por una indicación de Escrivá, en época que me es desconocida, se distribuyeron breviarios en los Centros de Estudio y tanto por la mañana como por la noche se rezaban (¿cantaban?) algunas de las horas canónicas a la manera de los religiosos y religiosas.

    • Expolio: Consistía en que en el día de la fiesta de San Francisco de Asís, los numerarios debían dejar sus objetos personales y determinadas prendas de vestir –corbatas, por ejemplo- encima de la cama a una determinada hora. El Consejo local con el sacerdote iban de cuarto en cuarto intercambiando esos objetos de propietario. Lo .................
    • ....................................

  10. El Siguiente Usuario Agradeció a hipocrit Por Este Mensaje:


  11. #7
    unwitting
    Guest

    La costumbre de apostar

    Una viejecita fue un día al Banco de Canadá llevando un bolso lleno de dinero. Insistía en que quería hablar con el Presidente del Banco para abrir una cuenta de ahorros porque es mucho dinero. Después de mucho discutir, la llevaron ante el Presidente del Banco (el cliente siempre tiene razón).
    El Presidente del Banco le preguntó cuanto quería ingresar. Ella dijo que un millón de dólares, y vació su bolso encima de la mesa. El Presidente, naturalmente, sentía curiosidad por saber de donde había sacado tanto dinero, y le preguntó: "Señora, me sorprende que lleve tanto dinero encima. ¿De donde lo ha sacado?" La viejecita contestó: "hago apuestas". "¿Apuestas?" Preguntó el Presidente. ¿Que tipo de apuestas? La viejecita le contestó "Bueno, por ejemplo: ¡le apuesto a usted 25.000 dólares a que sus pelotas son cuadradas!. El Presidente soltó una carcajada y dijo: "Esa es una apuesta estúpida. Usted nunca puede ganar con una apuesta de este tipo." La viejecita lo desafió. Bueno, ¿estaría usted dispuesto a aceptar mi apuesta?. Por supuesto!, Respondió el Presidente. "Apuesto 25.000 dólares a que mis pelotas no son cuadradas!. La viejecita dijo: De acuerdo, pero como hay mucho dinero en juego, puedo venir mañana a las 10 h con mi abogado para que haga de testigo? "Por supuesto", respondió el confiado Presidente.
    Aquella noche, el Presidente estaba muy nervioso por la apuesta, y paso largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo, volviéndose de un lado a otro una y otra vez. Se hizo un riguroso exámen y quedó absolutamente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta. A la mañana siguiente, a las 10 en punto, la viejecita apareció con su abogado en la oficina del Presidente. Hizo las oportunas presentaciones y repitió la apuesta: "25.000 dólares a que las pelotas del Presidente son cuadradas" El Presidente aceptó de nuevo la apuesta y la viejecita le pidió que se bajara los pantalones para que todos lo pudieran ver. El director se los bajó. La viejecita se acercó y miró sus pelotas detenidamente y le pregunto si las podía tocar. "Bien, de acuerdo", dijo el Presidente. "25.000 dólares es mucho dinero y comprendo que quiera estar absolutamente segura. Entonces se dio cuenta de que el abogado estaba golpeándose la cabeza contra la pared. El Presidente pregunto a la viejecita ¿Que le pasa a su abogado? Ella contestó: "Nada, sólo que he apostado con él 100.000 dólares a que hoy, a las 10 horas, tendría las pelotas del Presidente del Banco de Canadá en mis manos!

  12. Los Siguientes 3 Usuarios Agradecieron a unwitting por Este Mensaje:


  13. #8
    Banned
    Fecha de ingreso
    08 sep, 10
    Mensajes
    3,891
    Gracias
    1,099
    Agradecido 1,400 veces en 875 mensajes.
    Unwi, estoy por ofrecerte un contrato. ¿Aceptarías una proposición en firme?

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •