Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 17
  1. #1
    Forero VIP
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Mensajes
    4,028
    Gracias
    2,375
    Agradecido 3,349 veces en 1,450 mensajes.

    Cualquier ocasión es buena

    Lo que cuento, además de ser una estupidez, es totalmente cierto. Os pareceré presuntuoso, un creído. Pero el otro día, el que correspondía a la cuestación por el cáncer, sé a ciencia cierta que ilusioné a una mujer, una autentica dama. Me juego mis dos manos, las que utilizo en mis timos y estafas.

    A primera hora de la mañana, una arpía disfrazada de burguesa pudiente me coloco a traición la banderita de marras. Cinco euros me costó la broma al no disponer de cambio. Ni me sonrió.

    Aproveché la circunstancia para vacunarme y bajo la solapa coloqué el caro distintivo adquirido con la esperanza de no volver a caer. La próxima que me pida mi dinero la desarmo enseñándole el salvoconducto, yo ya he pagado la mordida anual que el maldito cáncer nos provoca.

    Y así, felizmente inmunizado, comencé un duro día de timos y sablazos, que los tiempos actuales son duros. Sorteaba mesas petitorias, mostraba mi salvoconducto, las pedigüeñas retrocedían desarmadas, nadie me pedía nada.

    Hasta que la vi. A lo lejos, diversas pedigüeñas y, en un extremo del tinglado, una señora que me miraba. Iba a ser su siguiente víctima. Y yo obligado a pasar frente a ella. Me esperó, ya estaba al tanto, preparada.

    Al cruzarnos forzó ella la situación de forma delicada, no interrumpió el paso pero me obligó a parar. Y en ese momento me dijo, enseñándome discretamente la hucha que mantenía en el regazo: “Buenos días, caballero”. No añadió nada más. Mirándome fijamente lo acompañó de una agradable sonrisa.

    “Buenos días, señora” le contesté yo, y mostrándole la solapa convencido de que el femenino virus retrocedería al ver la banderita sanadora, le indiqué: “Puede comprobar que ya he participado, una compañera suya se adelanto”. E intenté idéntica sonrisa a la que ella me regalaba. Yo soy un tipo duro, sin complejos.

    “Lo comprendo, Ud. ya participó y se lo agradezco sinceramente” y con una nueva sonrisa me disparó a bocajarro un autentico escopetazo directo al corazón: “Lo que me apena es que un hombre tan guapo y elegante no lleve en la solapa una de las que coloco yo”.

    Soy lento de reacciones, pero cuando la vida me somete a una prueba extrema se dar rápida respuesta: “Señora, si voy a ser causa de su pena eso tiene fácil solución”. Metí la mano en el bolsillo y saqué mis tres únicas monedas, dos piezas de a dos y la suelta de a uno.

    Y coloqué en la hucha la pieza de a uno. Y de inmediato, sin esperar más gestos, seleccionó una banderita y de forma delicada en la solapa colocó, con un expresivo “Gracias, caballero”.

    “Señora, no se adelante en darme las gracias ni el premio, que no he terminado”. Y coloqué en la hucha las otras dos piezas de a dos.

    “Sabía que era Ud. un caballero” me respondió. Y allí, durante unos segundos, muy pocos, la miré fijamente, sonriendo. Seguro que me equivoco, pero juraría que vi un ligerísimo brillo de coquetería, una chispita de deseo, no sé, un recuerdo de otros lances y tiempos, a saber, algo en la mirada a lo que no estoy acostumbrado. Espero, me gustaría, que ella viera lo mismo. Y le solté: “Ud. bien sabe que soy lo más alejado de un caballero. En cambio Ud. si es una dama, ni me ha presionado ni he visto su interés”.

    Y ampliando su sonrisa, la señora terminó la conversación: “Gracias de nuevo, caballero, por su aportación. Y por su elegante encubrimiento”. Touché, que dicen los franceses.

    Proseguí mi camino. Un paso, dos, tres, no creo que superara los ocho y me giré, despacio, para darle la oportunidad de retirar la mirada y acomodarse, no quería molestar. Pero no, seguía allí con su hucha en el regazo, mirando cómo me alejaba. Me sonrió, la sonreí y reanudé mi paso. Fin.







    Pensareis que es una tontería y con razón. O que me estoy volviendo cursi y blando. No os equivoquéis. Yo siempre calculo por mi interés, que a vil tipejo canalla no me gana nadie. Cuando vi al inicio que me atacaba y que el encuentro era inevitable la examiné con detenimiento: una mujer pasados los sesenta pero todavía muy lejanos los setenta. Alta, rubia, pelo recogido, de rasgos muy agradables, delgada, con esa delgadez que como algunas veces comento a una deliciosa mujer provoca tres generaciones bien alimentadas, con una presencia singular debida a una hermosura largamente disfrutada. Muy elegante, con clase, excelente tipo atendiendo a su edad, muy cuidada. Y pensé que sería educada, amable, alegre, con eso que llaman “tablas”, concepto que engloba desde una vida viajada, excelente anfitriona, sacar partido a cualquier situación. No creo de lo visto y trato que mi apreciación fuera muy equivocada.

    Aquí, donde vivo, somos muy provincianos. Tarde o temprano nos conocemos todos. Y las cualidades de esta dama, la vida es muy injusta, se heredan por genética y convivencia. También juega la inteligencia. Estoy seguro que un día nos volveremos a ver. Y que ella irá acompañada. Y con la misma certeza sé que será con alguna de sus hijas, si tengo suerte en la apuesta. No necesito saber nada de ella, de existir será un puro calco en la plenitud de su hermosura, estoy seguro. Y entonces ya veremos, dependerá de mis habilidades, son escasas pero muy trabajadas, el morro obliga a ello.

    Ha sido muy agradable, pocas veces halagan suficientemente mi enferma vanidad y mis inexistentes encantos con tanta delicadeza y a un coste francamente razonable. Además de cínico hay que ser práctico, por vicioso fumador me gasto mucho más cada día en esta casi segura lotería que es el cáncer, de la que cada día compro y acumulo 40 boletos con filtro. Y es de agradecer que dama tan fina y elegante se preocupe por la salud de este impresentable. Es de lo poco que tengo claro: no me lo merezco.

  2. Los Siguientes 5 Usuarios Agradecieron a Gerundio por Este Mensaje:


  3. #2
    hipocrit
    Guest
    Gerundio, coño no te quedes corto, pon la foto y el teléfono, o como mínimo dinos donde se ubicua (con permiso del corrector), para que pueda ir a darle muestras de mi generosidad, así la causa que defiende ganara unas pocas perras más.

  4. #3
    Forero VIP Avatar de haimito
    Fecha de ingreso
    23 sep, 10
    Ubicación
    segunda estrella a la derecha
    Mensajes
    550
    Gracias
    63
    Agradecido 184 veces en 95 mensajes.
    pues a mi magustao y muxo
    en lo que claramente veo, no brujuleo

  5. #4
    Banned
    Fecha de ingreso
    08 sep, 10
    Mensajes
    3,891
    Gracias
    1,099
    Agradecido 1,400 veces en 875 mensajes.
    Coqueteo generacional, horrible palabreja bien mirado. Me has despertado el baúl de los recuerdos, Gerundio. De los buenos recuerdos.

    Hace años, en un evento de esos trasnochados que llaman ferias, con mi buen vestido de feriante, lana italiana, seda italiana, cerraje italiano, acreditación colgando, visitaba el stand de un amigo-proveedor (que fácil es comprar amistades y creer en ellas y olvidar los pagos!) italiano, del Piamonte. Lo visitaba siempre en esas ocasiones porque, en la bárbara Europa del Norte donde nos encontrábamos, no es fácil colmar uno de mis mayores vicios, el de tomar buen café, hirviente, breve, denso, cremoso, cargado, aromático. humeante… Y en su stand siempre había una maquinita Lavazza y gentiles azafatas, de muy buen ver por otra parte, prestas a satisfacer a un Latino sediento de esta droga… y del placer de verlas girar sobre sus tacones, grácilmente y colmar otra de mis satisfacciones visuales, el contoneo de nalgas y piernas de una hermosa mujer alejándose con la promesa de volver.

    Aquel día mi “amigo” se había ausentado y me atendió una dama de edad incierta, pero ciertamente avanzada. Una elegante dama como tantas que en Turín, a la hora del aperitivo, toman su copa bajo los pórticos de Plaza San Carlo, fantásticas equilibristas sobre altos tacones de aguja entre adoquines atormentados. Turín es también provinciano, aristocráticamente provinciano, cómo el pueblo de Gerundio. Y vuelvo a la elegante dama que no era si no la esposa de mi buen proveedor de producto y amistad que, al develarse mi identidad, me ofreció a compartir el café sentado a su mesa.

    Recuerdo cómo, con un leve movimiento de ladeo de cabeza y una mirada, sin mediar palabra, ordenó que nos sirvieran. De hecho, todas las azafatas estaban sólo pendientes de sus gestos, en un espacio convertido, mientras ella estuviera allí, en su cámara de recepción, en su corte itinerante.

    Y la dama, que ya había coronado y era Princesa, me obsequió, además del café, excelente, con una conversación intrascendente, pero interesante, vivaz, que, con suaves giros, iba centrándose en mi, en mi actividad, en mis pretendidos logros profesionales… Y el regalo a los labios de aquel dulce café, que yo siempre tomo cargado de azúcar, se unió al regalo a los oídos que la Signora de edad incierta, pero avanzada, me ofrecía.

    Y a medida que avanzaba la conversación, los halagos se vestían de coquetería. Y la gentil Dama de elegantísimas maneras, se convertía en una mujer, ciertamente hermosa y atractiva, que seducía con su media voz, entre el susurro y la discreción, de quien habla con la seguridad que el interlocutor se esforzará siempre por no perder detalle. Y yo disfruté, cierto, escuchando esa música y cómo los movimientos de sus manos, comedidos, equilibrados, jamás bruscos, la acompañaban cómo quien dirige una orquesta, piano, pianísimo, que, en aquel momento, se me antojaba de cámara.

    Y, cómo el buen Gerundio, pensé, y no sabía cuan equivocado estaba, lo que una buena educación y alimentación hace para ennoblecer las personas. Hasta, que en un gesto, quizás más pronunciado, aquella bellísima mujer mostró la zona interior de su antebrazo izquierdo y, en ella, un tatuaje, una letra B y varias cifras…


    Interceptó mi mirada, sonrió y dijo simplemente. “Theresienstadt. Cuando era niña. Nunca llevo manga larga, aunque hiele, porque no quiero ocultarlo”


    Y comprendí que aquella hermosa Princesa que, definitivamente, me había seducido, no había vivido siempre entre algodones ni dulces sino que su belleza era natural y forjada tanto por sueños, tanto por pesadillas. Y entonces sí, me pareció definitivamente bella. Bellísima.


    Gran momento. Gran recuerdo. Gracias, Gerundio, por llevarme a él.

  6. #5
    hipocrit
    Guest
    Gerundio, Oliva sois mis heroes, vuestra forma de apreciar la vida me recuerda lo miserable ,vulgar y zoquete que soy , que no se percibir de la vida mas que lo que la publicidad me ofrece.
    A partir de ahora cada noche antes de acostarme os rezare una debota oración, para que sigais iluminando lo que yo creía que eran simples sombras.

  7. #6
    Forero VIP
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Mensajes
    4,028
    Gracias
    2,375
    Agradecido 3,349 veces en 1,450 mensajes.
    Oliba, excelente recuerdo. Nos haremos la pelota ¡pero qué narices! me ha gustado, mucho.

    Hipocrit, menos rollo. Aquí dándotelas de “mindundi” y conozco al proveedor que te vendió la Harley. Solo con su comisión por extras en tu moto se ha financiado la piscina cubierta en su ático. La de verano con la comisión de la venta de la moto. Me ha comentado que acepta el que vayas con casco alemán, chupa y pantalones de cuero negro y botines de “chúpate la punta” de caimán y remache de acero. Pero que, por favor, no te pongas más la camiseta con el logo “I am sex instructor. I born in Playa de Aro”.

    Y si quieres rezar por nosotros aquí te paso una oración. Parece que solo me hace referencia, pero ten por seguro que si las cosas siguen así incluirá pronto a Oliba. Y a todos.

    De rodillas, con piadosa reverencia, brazos en cruz, con la cartera abierta, mortificándote, recita:



    Letras, talones y pagares nuestros,
    que estáis en los cielos financieros,
    santificados sean vuestros importes,
    vengan a mí sus descuentos,
    háganse efectivos nuestros nominales,
    en la banca, cajas de ahorro y entidades de crédito.

    Danos hoy nuestro primo de cada día,
    perdona nuestros endosos,
    como también nosotros perdonamos,
    a los que nos timan,
    no nos dejes caer en la tentación del pago,
    y líbranos del mal protesto.

    Amén



    Último detalle de la oración y rezo, Hipocrit: Sírvete ingresar en mi cuenta en el Banco Popular la comisión de corretaje, que yo soy Corredor de Comercio (nunca mejor dicho, sobre todo cuando me persiguen los de la Unió de Botiguers, autenticas maratones), cada vez que, con recogimiento, recites la oración. Gracias.

  8. El Siguiente Usuario Agradeció a Gerundio Por Este Mensaje:


  9. #7
    Forero VIP Avatar de Adrianus
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Ubicación
    Pedaleando
    Mensajes
    1,628
    Gracias
    625
    Agradecido 1,193 veces en 546 mensajes.
    Joder que nivel. Que gusto da.....

    Me voy a tomar una caña y me piro luego a la pérfida Albión a mer si me encuentro con alguna perversa Mrs. que me haga una caída de párpados y se me pega algo de vosotros, que entre que uno anda jodido, preocupado y tarugo que es....no se donde voy a acabar.

    Gracias por vuestra prosa.

    Saludos.

    P.S. Otro día os cuento una aventura parecida. Más fea y cutre pero bueno.

  10. #8
    Junior Avatar de Popeye
    Fecha de ingreso
    18 oct, 10
    Mensajes
    28
    Gracias
    1
    Agradecido 19 veces en 9 mensajes.
    Cita Iniciado por Gerundio Ver mensaje
    Pero que, por favor, no te pongas más la camiseta con el logo “I am sex instructor. I born in Playa de Aro”.
    Uyyy! Yo conservo una foto con esa camiseta, aunque de Lloret de Mar, que recuerdos! tenía 16 o 17 años y me fui unos días con unos amigos a ese paraíso de alemanas donde evidentemente lo único que ligamos fueron unas buenas cogorzas. Qué años!

    Hipocrit, lo siento, pero no conservo la camiseta.

  11. #9
    Banned
    Fecha de ingreso
    08 sep, 10
    Mensajes
    3,891
    Gracias
    1,099
    Agradecido 1,400 veces en 875 mensajes.
    Cita Iniciado por Adrianus Ver mensaje
    Joder que nivel. Que gusto da.....

    Me voy a tomar una caña y me piro luego a la pérfida Albión a mer si me encuentro con alguna perversa Mrs. que me haga una caída de párpados y se me pega algo de vosotros,
    Pues por la Pérfida Albión anda una Geisha... perversa, dulcemente perversa. Yo si fuera tú... no perdería la ocasión.

    Y si quieres más pistas...

  12. #10
    Forero VIP Avatar de Adrianus
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Ubicación
    Pedaleando
    Mensajes
    1,628
    Gracias
    625
    Agradecido 1,193 veces en 546 mensajes.
    Va a ser que no.
    Thanks a lot anyway.

    Ya no me acuerdo de qué es eso de ir con geishas y no ando tampoco con ánimo. Algunas pintas en Westminster y poco más.

    Saludos.

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Temas similares

  1. Soy Amanda, Amy, Mandy o cualquier diminutivo derivado de ello.
    Por AmandaPlayful en el foro Asuntos de Geishas
    Respuestas: 14
    Último mensaje: 30/07/2012, 21:09
  2. Cuando tu novia está buena
    Por Neitiry en el foro Humor, Chistes, Sátiras
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 13/02/2012, 18:24
  3. Una Buena Nueva
    Por PaulaVip en el foro Generales
    Respuestas: 41
    Último mensaje: 12/01/2012, 15:55
  4. Y que pasen buena noche ;-)
    Por Moogmuzz en el foro Bailad, Malditos, Bailad
    Respuestas: 34
    Último mensaje: 15/04/2011, 23:00
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/09/2010, 11:12

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •