Por fin te has decidido y has comprado un juguete sexual, pero es tu primera experiencia y no sabes muy bien cómo usar un vibrador por primera vez. No te preocupes, vamos a darte algunos consejos para que lo pases genial y disfrutes de todo el placer que puede proporcionarte un juguete de este tipo.





Lee las instrucciones antes de usar un vibrador por primera vez


Este consejo tienes que aplicarlo siempre que utilices un modelo de juguete sexual por primera vez. Es imprescindible que leas enteras las instrucciones del fabricante, porque te darán información muy útil sobre el funcionamiento del dispositivo y hasta el mantenimiento.


Haz una carga completa de la batería


Si tu vibrador va a pilas asegúrate de ponerle unas nuevas. Si va a batería procura hacer una primera carga completa de la misma. Así te aseguras de que el juguete funciona con toda la potencia que debe y que no te dejará a medias.


Limpia bien el juguete


Al usar un vibrador por primera vez ten en cuenta que estos dispositivos vienen limpios de fábrica, pero nunca está de más que los limpies antes de utilizarlos. Las instrucciones del fabricante te dirán cual es la forma correcta de hacer la limpieza, si puedes sumergir o no el juguete en agua y usar jabón.

Tienes a tu disposición limpiadores específicos para juguetes sexuales que los dejan bien higienizados sin necesidad de agua. Plantéate comprar uno de ellos junto con tu vibrador.


Crea un buen ambiente


El vibrador está pensado para que disfrutes, así que nada de ir con prisas. Tómatelo con calma y prepara el ambiente para vivir la experiencia al máximo. Puedes hacerlo en la cama, en la ducha (si es un juguete acuático)… donde más te guste.

Procura que el ambiente incite a la relajación. Podrías poner unas velas, o escuchar la música que más te guste. La idea es hacer algo especial de esa primera experiencia con el juguete.


De menos a más


La mayoría de los vibradores tienen diferentes niveles de potencia. Nuestra recomendación es que empieces siempre con los niveles más bajos y luego vayas subiendo la intensidad. Esto te permitirá alargar y disfrutar más la experiencia. Además, no tienes que comenzar necesariamente poniendo el juguete en la zona genital, puedes utilizarlo para estimular otras zonas del cuerpo.

Usar un vibrador por primera vez será una experiencia genial si lo haces bien. Explora todo lo que quieras y tómate el tiempo necesario, cada cuerpo es único.