ciegos.jpg


Las nuevas tecnologías se suman al derribo de barreras también en salud sexual. Libros eróticos y vídeos «subidos de tono» son algunos de los materiales adaptados para discapacitados


La sexualidad de las personas discapacitadas, como otros aspectos de su vida, también parece estar llena de barreras, ya que la sociedad a veces tiende a verlas como asexuales, sumidas en una eterna infancia. Pero esto está cambiando. Libros con imágenes eróticas especialmente dedicadas a invidentes, páginas web en que la gente relata diversos vídeos porno o películas en las que las actrices se comunican por lenguaje de signos, marcan un nuevo hito.


La revista «Playboy» lleva años sacando su versión en braille, pero sin imágenes, una nueva iniciativa canadiense le ha tomado la delantera. Se trata de «Tactile Mind», un libro erótico para invidentes, realizado con páginas termoformadas en el que se ofrecen imágenes de desnudos, para disfrutar al tacto, y con una descripción de las mismas hecha en braille.
La creadora de esta iniciativa, LisaJ. Murphy, comenta a A TU SALUD las conclusiones que ha extraído tras lanzar el libro. «Desde mi experiencia, he visto que la sociedad y los medios de comunicación tienden a considerar a las personas con discapacidad como seres no sexuales. Tengo amigos con discapacidad, ¡y puedo decir que no es cierto!». Igualmente, la escritora añade que se sumergió en este proyecto porque «no vi que hubiera libros en circulación dedicados al arte de la imagen para adultos con dificultades en la visión», a lo que aclara que ya ha vendido varios ejemplares de su libro en España.
Y no es la única iniciativa. La web «pornfortheblind.org» ofrece grabaciones de voluntarios, que de manera altruista, describen para personas ciegas las escenas que aparecen en vídeos pornográficos. La página «Deaf Bunny» ofrece vídeos de temática pornográfica en los que las actrices hablan en lengua de signos, además de aparecer subtitulados, aunque con fines algo más lucrativos. No obstante, todo este material sólo puede encontrarse en inglés.

Educación Afectiva
Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), explica que «como en otras muchas esferas de la vida personal y social, también en la sexualidad, las personas con discapacidad se encuentran con barreras. Quizás la más insidiosa es la idea de que son menos deseables o van a suscitar menor atracción sexual, en un mundo donde los intercambios de normalidad imperantes excluyen a lo diferente».


Sobre lo positivo o no de estas iniciativas comerciales, aporta que «todos los entornos, productos y servicios, incluidos los materiales informativos, educativos o de recreo y entretenimiento, han de ofrecerse en formatos accesibles, que permitan ser usados con normalidad y comodidad por todos, con y sin discapacidad». Para Cayo Pérez, una de las grandes barreras respecto a la sexualidad de los discapacitados, radica de la mentalidad social, «pese a los avances en cuanto a percepción normalizada, es cierto que todavía anidan ideas caducas, confusas y desajustadas».


A esto se añade que el trabajo a realizar entonces debe basarse en profundizar en un cambio de mentalidad. Con él coincide, Miguel Ángel Cueto, secretario general de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), que aclara que «en realidad, el mejor apoyo para discapacitados es la Educación Afectivo-Sexual (EAS)».
Sobre cómo debe acompañar esta educación, en la que desempeñan un gran papel los propios padres, el experto de la FEES distingue según los casos. «Cuando la discapacidad sea de nacimiento, la EAS irá acompañando al sujeto desde la infancia, en cambio, cuando afecte en un momento puntual de la vida del individuo, la readaptación de la sexualidad se encaminará a reajustar las vivencias sexuales a la nueva identidad corporal».

Erotismo para ciegos y sordos