El Punto L masculino. Aprende a estimularlo
Para muchos, pensar en la existencia de puntos erógenos, sobre todo masculinos, resulta descabellado.

Zonas de placer, distintas al pene, parece ser algo difícil de explicarlo, de entenderlo, pero mucho más, de localizarlos.

Pero por lo menos, resulta útil conocer de que se tratan, para probar por experiencia propia, si son o no efectivos, a la hora de buscar o proporcionar placer.

En el artículo de hoy, hablaremos de uno de los puntos eróticos masculinos y aprenderemos a estimularlo.

Si algo le faltaba al mapa sexual masculino, al cual ya se le conocía un punto G, ahora se le ha sumado ahora, el punto L.

El punto L, se localiza en la parte exterior del músculo pubococcígeo, entre la parte inferior de los testículos y del ano.

El mismo, puede estimularse de varias formas, ya sea de forma oral, a través del coito o de la masturbación, y tanto de forma interna como externa.

Estimulación en la masturbación

Sin dudas la forma más fácil de conseguir un orgasmo por estimulación del punto L, es mediante la masturbación.

De esta forma, y de manera externa, se lo puede estimular presionando directamente con los dedos el punto L y realizando al mismo tiempo una masturbación convencional.

También internamente se puede puede conseguir introduciendo un dedo en el ano, algo que no todos los hombres están dispuestos a intentar, para la estimulación de la próstata y del punto L.

Estimulación con sexo oral

Si se lo quiere estimular mediante sexo oral, entonces se debe realizar una aspiración suave y rítmica sobre la zona.

Estimulación en el coito

Mientras que conseguirlo mediante el coito, es un poco más dificultoso y requiere de experiencia, o por lo menos de mucha práctica, ya que depende en gran parte de la destreza por parte de la mujer para estimular con su vagina el punto L masculino, acariciarlo durante la penetración o con el juguete apropiado.

Lo cierto es que según los expertos, el orgasmo experimentado mediante estimulación del punto L, es diferente al convencional, o al experimentado por la estimulación del pene o el que se siente cuando se realiza un coito anal, siempre hablando de hombres, ya que éste, es más lento y progresivo, pero a la vez más profundo y más fuerte.
http://www.sexomail.com/boletin/articulo.php?id=158