Quiero plantear a mi mujer la ardiente necesidad que tengo de que me humille y me domine, pero no sé cómo proceder ni cómo saber si ella es lo dominante que precisa ser. Quiero a mi mujer y tiene que ser ella quien me domine. Le he confesado ya que me gustaría que controlase mi sexualidad y ha aceptado ponerme un cinturón de castidad...Por ahora es un juego pero no sé bien cómo continuar. necesito consejo experto. Gracias.