Es un placer saber que hay profesionales del sexo que reivindican su actividad con orgullo, sin victimismo y luchando contra el estigma así como por sus derechos. Además de no criminalizar ni despreciar al cliente. Un honor estar aquí con vosotres.