Resultados 1 al 2 de 2
  1. #1
    Forero VIP
    Fecha de ingreso
    20 oct, 11
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    243
    Gracias
    231
    Agradecido 259 veces en 111 mensajes.

    Fin de una trilogía: Las Dos Noches

    Nunca pensé que fuera capaz, pero al final, parece que esta trilogía ya tiene sus libros completos. Tal y como prometí, compartiré con todos, aquello que pudo pasarle a cualquiera, pero de lo que he tenido el lujo de protagonizar en persona. Si en la Comunidad del Forillo se mostraba el comienzo de esta gran aventura, en los dos capítulos venideros se revelará la verdadera naturaleza de mi querida pianista levantisca.

    Las Dos Noches

    Después de quedar embelesado por sus encantos dos meses atrás, nada me hacía más ilusión que celebrar mi vuelta al ¿primer? mundo con quien me había descubierto un sinfín de sensaciones del todo olvidadas. Esta vez, cuestiones de una agenda complicada por los horarios caóticos de mi partener, hacían que fuera ella quien de Cicerone ejerciera, en una ciudad que desde la primera vez me tiene robado el corazón. El pájaro volaba sobre los raíles rumbo a Barcelona, donde mi cabeza se regodeaba diseñando lo que se antojaba unos días imborrables. Martes de julio. Preludio de hechos irrepetibles y las maletas cargadas de sorpresas como consecuencia de una buena actuación en el WPT de Madrid.

    Alojado junto a la Rambla, en una Suite de Le Meridien, habíamos quedado en encontrarnos a las 18:00 lo que me proporcionaba hora y media para prepararlo todo. Ella trabajaba hasta media tarde. Consentí en dejarla descansar un poco más y le mandé un SMS suponiéndola disfrutando de una buena siesta. A las 19:00 da señales de vida y quedamos a y media. La terraza de la habitación proporcionaba unas vistas inigualables sobre Barna. Unos cojines y una preciosa mesa para desayunar auguraban una velada de lo más deliciosa. La ducha exterior y las velas, toda una tentación.

    Le envié el número de la habitación, deshice el equipaje y me di una ducha. Pasadas las 19:30 unos nudillos en la puerta anunciaron su llegada. Temblaron mis piernas y se me secó la garganta. Su estilizada figura, su melena desbocada, unos ojos penetrantes. Sí, era tal y como la recordaba, pero aún me desvelaría muchos de sus secretos, ocultos a simple vista.

    Yo le había propuesto un concurso. Cinco pruebas. Cada una con un regalo diferente. Pruebas de habilidad, inteligencia, rapidez mental… Algunas con trampas, otras sencillas. Un vestido, unos zapatos, un perfume y un hermoso colgante. Karen Millen, Prada, Bvlgari y Tiffany´s. Todos ellos se ganó, por méritos propios. Todos ellos lució cuando tuvo a bien acompañarme a un palco del Liceu, de paseo por Barcelona o desnuda junto a mí bajo la luz de la luna. Y un regalo muy personal. Algo que espero que pueda disfrutar en sus viajes por el mundo. Rústico pero con todo el cariño que le puedo dedicar.

    Cenamos a solas en DO, un restaurante que no conocía, pero que me resultó de lo más coqueto, a cinco minutos del hotel. Con una terraza abarrotada, en el salón interior éramos los únicos que estábamos cenando. Dimos un paseo abrazados por el barrio gótico, entre turistas, callejuelas y tiendecitas. Y disfruté de sus brazos, de sus caricias, de sus mimos, que me hicieron sentir por una noche, el hombre más afortunado del mundo, en aquella habitación del hotel y fuera de ella.

    Con la perspectiva de su cuerpo bajo las sábanas, me resulta imposible no aguantar y desayunar en la habitación. Me gusta tenerla sólo para mis ojos y disfrutar en exclusiva de su presencia mientras saboreamos un buen desayuno. Si además puedes hacerlo en un ático de Barcelona, no es necesario decir nada más para que comprendáis la suerte y el placer que eso supuso.

    Ese día comeríamos frente al puerto deportivo. Con su vestido vaporoso iba dejando a la gente con la boca abierta, a mí con los ojos como platos y al sol apagado ante su brillo. En una terraza preciosa, de un restaurante delicioso, disfrutamos de las vistas y viandas. Como guía, mi querida compañera no tiene igual. Estuvimos de paseo por el Borne (bendito Bubó, siempre tengo que volver a él), y alrededores, una de las zonas que más me gustan de esa ciudad. Paseamos, nos reímos y hablamos. Hablamos y volvimos a hablar. Fuimos al Liceu a recoger las entradas de Aida y volvimos al hotel, creía yo que a descansar. Es curioso pero con esta mujer, deja de apetecer cualquier cosa que no sea estar junto a su lado. La comodidad con la que te acuna y te mece y te embelesa, es fruto de una habilidad innata que ejecuta con suma destreza.

    Suerte que el hotel estaba cerca, porque poco más y no llegamos a la ópera. En el antepalco, la proposición que me hizo mientras me mostraba el escote que dejaba toda su espalda al descubierto, hizo que lamentara estar acompañado por otra pareja en el palco. Pese a todo, ver la ilusión con la que disfrutó del espectáculo, darme cuenta de cómo en cada momento estaba pendiente del más mínimo detalle (gracias) y un montaje que en todo momento compensó el coste de las entradas, hizo de esa noche algo tan mágico que solo podía completarse con esa maravillosa velada bajo las estrellas, con las luces de las velas y de la ciudad a nuestros pies. Vestida solamente con el colgante, supo ponerle el broche perfecto a una noche maravillosa. Aún recuerdo esa segunda noche en Barcelona. Aún no, creo que nunca seré capaz de olvidarla.

    La mañana me trajo otra perspectiva de mi querida acompañante, la de una jovial mujercita vestida con unos shorts camel que mis manos no podían dejar de acariciar, y una blusa negra venida de tierras lejanas, que le daban una imagen de lo más fresco y lozano. Comimos en un sitio a juego con nuestro aspecto, frente al hotel. Fue un acierto. Algo completamente informal y de lo más divertido. La charla allí fue de lo más distendido y posteriormente me llevó a conocer el barrio donde antes vivía y el lugar exacto de la famosa foto de la bicicleta (quien lo diría), mi favortita.

    De vuelta al hotel se empeñó en ponerme difícil hacer la maleta, pues con esas interrupciones, uno que no es de piedra, no puede concentrarse en lo que hace. La venganza es un plato que se sirve frío, y como tal, decidí dejarme “olvidado” en la caja fuerte del hotel las gafas de sol, a lo que ella colaboró con el cargador de su móvil (por múltiples causas, me llevé la impresión de que odia a su pobre móvil). Así me aseguré de que tuviéramos que volver a quedar una tercera vez a fin de que me devolviera unas pertenencias que el hotel tuvo a bien dejárselas en custodia unas semanas.

    El taxi que nos llevó primero a su barrio y luego a mí a Sants, fue lo único que no recuerdo con cariño. Aún veo la cara del taxista, su estúpida conversación y su extrema lentitud, cuando mi cabeza estaba todavía en una nube, tratando de asimilar lo que había pasado en los últimos dos días y medio. No perder el tren fue una suerte. No perder la cabeza todo un milagro...

  2. Los Siguientes 3 Usuarios Agradecieron a Bernal de Bonaval por Este Mensaje:


  3. #2
    Forero Avatar de Xasel
    Fecha de ingreso
    27 ago, 10
    Ubicación
    Barcelona y viajando por el mundo
    Mensajes
    11,743
    Entradas de blog
    31
    Gracias
    6,405
    Agradecido 5,110 veces en 3,079 mensajes.
    En la tercera parte de tu trilogía te dejo mis palabras y mi admirada envidia por haber vivido esto con quien lo has vivido..
    [I][B]"Un bribón con sentido y sensibilidad"[/B][/I]

  4. El Siguiente Usuario Agradeció a Xasel Por Este Mensaje:


Temas similares

  1. Fin de una trilogía: El Retorno de la Reina
    Por Bernal de Bonaval en el foro Relatos Eróticos
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 21/08/2012, 18:04
  2. Buenas noches.....
    Por Rodrigo en el foro Presentación Forero
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 20/07/2012, 20:27
  3. Buenas noches
    Por Shara en el foro Generales
    Respuestas: 42
    Último mensaje: 03/07/2012, 22:56
  4. Buenas noches a todos
    Por Isabel en el foro Presentación Forero
    Respuestas: 10
    Último mensaje: 25/09/2011, 01:25

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •