Página 4 de 4 PrimerPrimer ... 234
Resultados 31 al 34 de 34
  1. #31
    Administrator Avatar de PaulaVip
    Fecha de ingreso
    14 may, 10
    Mensajes
    12,866
    Entradas de blog
    14
    Gracias
    7,573
    Agradecido 11,501 veces en 4,675 mensajes.
    He estado leyendo mucho Norma Jean Magazine estas últimas semanas: me he reído a carcajada limpia con la despiadada disección de 50 Sombras de Grey (el blogueo en directo es lo más grande que he visto en la red en mucho tiempo), y he leído con agrado la incursión deLara Alarcón en el BDSM. Y teniendo en cuenta que me encanta atar bellas señoritas y someterlas a calculadas perversiones sadomasoquistas, me ha parecido interesante aportar mi punto de vista masculino. Tratando de evitar que la pavisosa Anastasia se convierta en un ídolo generacional, me he propuesto repasar siete modelos femeninos más simpáticos, teniendo en mente a las mujeres que se hayan planteado si realmente les haría tilín el sadomasoquismo erótico…pero el de verdad, el que humedece coños y levanta pollas, no el de correrse mágicamente con un fustazo clitoral propinado por un adusto millonario en celo.
    1. LA DOMINATRIX

    Octubre de 2011. Una Ayudante del Fiscal General de Nueva York llamada Alisha Smith es confusamente suspendida un mes de empleo y sueldo, tras lo que presenta enfadadísima su dimisión. Nadie parece saber qué ocurre hasta que estalla el escándalo: bajo el nombre de Alisha Sparks, asistía en calidad de Dómina a fiestas sadomasoquistas. Durante el posterior festival de hipocresía y chistecitos se afirmó que recibía pagos por su asistencia a esas fiestas… Lo que más bien suena a excusa para justificar lo injustificable: crearle problemas laborales a una mujer por sus preferencias sexuales y lo bien que le sienta el látex. La sociedad (el patriarcado, si queréis) entiende mejor a las Dóminas en el submundo de la prostitución y la marginalidad, pero las mujeres que disfrutan siendo dominantes/sádicas en el sexo son legión en todas las clases sociales.Que una Dómina sea profesional o amateur no tiene en realidad importancia: conozco y respeto ambas tipologías, las que gustan de someter sexualmente hombres o mujeres por hobby y las que se sacan un dinerín con ello. Eso sí: es una pena que cuando se hacen reportajes sobre S&M se dedique casi todo el tiempo a hablar de dominatrix profesionales, cuando son un subconjunto pequeño de la ENORME variedad de gente del mundillo. Pero en fin.Una dominatrix puede jugar con varios arquetipos ponedores para el inconsciente colectivo de quien disfruta con la sumisión erótica: la inteligente y distante dama de hielo, la delicada señorita que se revela cruelísima femme fatale, la diosa altiva a cuyos pies se postraba Sacher-Masoch en La Venus de las Pieles...No funcionaría muy bien, en cambio, una Christiane Grey como acosadora millonaria cougar al asalto de jovencitos vírgenes. No hace falta describir mucho el look más habitual de una dominatrix porque ya es una imagen icónica (de un modo no totalmente inocente, como comentaré en el punto 7º): corsé, cuero negro, látigo en mano, botas de tacón alto… Desde la Irene Adler del Sherlock de la BBC a la Lady Heather de CSI o los látigos de las diferentes Catwoman. Pero en realidad el atrezzo es lo de menos y exagerarlo puede tener un punto ridículo, así que en un aristotélico punto medio está la virtud.Si hiciera una lista de dóminas se picarían conmigo las que me dejase fuera, así que mencionaré sólo dos nombres barceloneses: la joven y glamurosa Mistress Minerva, que apareció en el programa de 21 días en el sadomasoquismo… Y una de las referencias en España, Dómina Zara, dueña del Fetish Café, que lleva años aportando una visión lúdica y sensata del sadomasoquismo.¿Qué necesita una dominatrix? Si es profesional, clientes buenos y adecuados… donde la idoneidad no se refleja tanto en el tamaño de la cartera como en el saber estar en su sitio, la inteligencia y no confundir las cosas. Y si es dómina no profesional, necesita hallar hombres inteligentes, con gusto por la sumisión erótica y lo suficientemente seguros de sí mismos como para someterse y dejarse llevar.
    2. LA ROPE BUNNY

    Nada que ver con las conejitas Playboy. No hay una traducción directa de esta expresión inglesa, porque “conejita de la cuerda” suena idiota en castellano. Prefiero fanática de la cuerda, o modelo de cuerdas si nos ponemos descriptivos. En cualquier caso, esta volcánica criatura es mi favorita personal de todos los roles femeninos de que hablaré hoy…y para explicar qué es unarope bunny tendré que hablar antes rápidamente de shibari, o bondage japonés.El shibari es el arte nipón de la atadura erótica, es decir, de provocar una respuesta sensual usando inteligentemente cuerdas bien apretadas. Los antiguos samurais utilizaban cuerdas para atar y torturar prisioneros mediante un elaborado arte marcial llamado hojojutsu. A principios del siglo XX varios maestros de cuerda algoperverts transformaron esa brutalidad marcial en arte erótico, cambiando los puntos de dolor y ahogamiento por zonas erógenas y de presión placentera.Las rope bunny disfrutan de la caricia de las cuerdas sobre la piel y la sensación de sentirse inmovilizada, expuesta y dominada…pero al mismo tiempo abrazada, relajada y protegida. DecíaNobuyoshi Araki que atar es una forma de abrazar fuertemente, y al fin y al cabo una compleja atadura es un rastro, un mapa de las caricias que se han recibido durante el proceso. A menudo el placer por la inmovilización erótica se extiende a otros materiales que no son cuerdas: esposas, grilletes, incluso momificaciones con plástico o vacuum beds…pero siempre y cuando se tenga algo de clase: a una rope bunny le traes unas horterísimas espositas afelpadas y probablemente te las haga comer.Cuando se rodó el capítulo de 21 días dedicado al sadomasoquismo, los productores viajaron a Gijón para hablar con el Sr. Interior, un buen amigo y atador. Interior ató a la presentadora del programa e intercambió con ella reflexiones sobre el poco conocido placer de la atadura. Desgraciadamente los productores decidieron cortar ese fragmento (dejándolo sólo visible en la web) con el gilipollesco argumento de “no confundir al espectador”. Hay que joderse: para una vez que llega el shibari al prime time…¿Qué necesita una rope bunny? Un atador o atadora (ahora llegaremos a eso) que disfrute manejando las cuerdas y se tome la molestia de asistir a clases y talleres en los que mejorar sus habilidades. A este respecto, creo que no hay constancia de que Grey sepa atarse el nudo de los zapatos, menos aún atar un elaborado shibari. Es una lástima, porque si Anastasia se corre abundantemente con un simple fustazo o una amenaza de sodomía, sólo me queda imaginar qué sentiría con el abrazo íntimo, privado y fuertemente erógeno del cáñamo y el yute.
    3. LA ATADORA

    Obvio complemento de la rope bunny, una atadora es una mujer que ha aprendido a utilizar las cuerdas para atar a sus partenaires de juego, sean hombres o mujeres. Hasta hace pocas décadas el shibari japonés (no tanto el bondage occidental) era un coto reservado a hombres: ellos ataban, ellas eran atadas…Y en realidad aún hay algunos grandes maestros bastante puristas a este respecto. Pero por fortuna, y gracias entre otras cosas a la influencia occidental y a maestros japoneses bien poco machistas como el llorado Akechi Denki, el arte delshibari también se ha extendido a las mujeres atadoras. Para atar a hombres, por cierto, no sólo hay que adaptar algunas técnicas del shibari al mayor volumen y peso de los modelos, sino explorar las intrigantes nuevas posibilidades que se ofrecen al atar la entrepierna…Ejemplos que se me ocurren a vuelapluma: la artista Dasniya Sommer, que junta en sus actuaciones shibari, yoga y baile; la barcelonesa Desper_TNT, probablemente la mejor atadora de España; Nina Russ, a la vez rope bunny y atadora con mucho talento. O, yéndonos a Japón, mujeres como Raika o Benio Takara.¿Qué necesita una atadora? Fácil: víctimas masculinas o femeninas (al gusto) a las que inmovilizar, excitar, tentar, abrazar, apretar y básicamente enloquecer con sus cuerdas.
    4. LA SADOMASOQUISTA

    Si se usan las siglas BDSM en lugar de hablar de sadomaso, así sin más, es para ser un poco más preciso. El acrónimo significa: B (bondage, uso de ataduras) + D/s (dominación y sumisión) + S/M (sadomasoquismo, uso de dolor erótico). En esto último me quiero detener: cuando en este contexto se dice de una mujer que es “sadomasoquista” nos referimos a que disfruta proporcionando y/o recibiendo dolor erótico. A una sadomasoquista no tiene por qué gustarle dominar/someterse o atar/ser atada: es una buscadora de sensaciones intensas, una exploradora del dolor, una experta en los intensos efectos erógenos de látigos, pinzas y fustas.
    A quien no le cabe en la cabeza el gustirrinín que puede producir el dolor le remito a explicaciones biológicas, parciales pero intuitivas…El pam pam en el culo de un spanking, los azotes con un látigo y, en general, cualquier tipo de dolor erótico gradual bien administrado provocan que el cuerpo segregue adrenalina y endorfinas, un cóctel de drogas endógenas que no sólo son analgésicas sino que producen placer. Si se le suma a eso la sensación de abandono y plena confianza en la otra persona (el “sádico/a” que administra el dolor), la masoquista entra en una especie de trip introspectivo y placentero llamado “subespacio”… un buen viaje.¿Qué necesita una sadomasoquista? Antes que nada, un buen botiquín. Y cumplido este trámite, un arsenal de látigos, pinzas, floggers, paletas con pinchos o sin ellos, ruedas de Wartenberg (buscadlo en el Google, que mola), velas, agujas, fustas…O, en su defecto o si la crisis aprieta, una buena dosis de creatividad para aprovechar bricosádicamente perchas, cordones de albornoz, varillas de incienso o tiras de goma de neumático.
    5. LA KINKY

    Ojo que no digo la quinqui, como una Belén Esteban yonqui en chándal y tacones, sino kinky: pervertida, viciosilla o como queráis traducir el palabro. Dícese de la mujer sexualmente liberada y desinhibida, erógenamente activa y acostumbrada/intrigada/atraída por lo que las Anastasias de la vida considerarían oscuras perversiones sexuales. Una mujer interesada por explorar todas las posibilidades del sexo y que llega al sadomasoquismo como una parada más en un camino de baldosas amarillas que puede incluir el swingerismo (intercambios de pareja), la poliamoría, las orgías, los fistings o las peleas en chocolate. Actividad, por cierto, tan deliciosa como suena. En su paso por el BDSM la kinky suele ser switch, es decir, disfruta tanto dominando como sometiéndose según las vibraciones psicosexuales y el morbo que le proporcione cada partenaire o cada momento.Para describir a estas buscadoras del placer me gusta mucho la expresión “golfxs con principios”, usada por el magnífico blogger pervert Mosca Cojonera. Y si tuviera que poner un ejemplo de imagen mental kinky, la primera que me viene a la cabeza es Poison Ivy, de The Cramps, en Like a Bad Girl Should.¿Qué necesita una kinky? Para empezar, una agenda telefónica de golfxs con principios. O dicho de otro modo: estar rodeada de gente con imaginación y pocos prejuicios sexuales, abierta a experimentar con cualquier orificio corporal, y capaz de materializar de modo seguro escenas, ideas y fantasías de las que bailan por la cabeza y la entrepierna.
    6. LA FETICHISTA PINUPERA Y/O AMANTE DEL LÁTEX

    En general se dice de alguien que es fetichista si erotiza (es decir, encuentra excitantes sexualmente) prendas de ropa, situaciones o partes del cuerpo no relacionadas tradicionalmente con el coito. Y ahora levantad la mano las que encontréis sexys los zapatos de tacón (ay, esas fotazas de Helmut Newton o Ellen Von Unwerth) o los corsés de Dita Von Teese; o las que penséis que un reluciente vestidito de látex de Coco_Late o Atsuko Kudo resulta muy favorecedor. Una fetichista pinupera de pura cepa llega al mundillo del BDSM a través de la moda, la estética, el placer de lucir modelitos espectaculares en fiestas del gremio… Y no es una crítica, más bien al contrario: con lo mucho que importan el glamour y la elegancia en el sexo, las mujeres fetichistas resultan imprescindibles. En España no es que haya muchas fiestas al estilo de la Torture Garden londinense o la Nuit Démonia parisina, veladas pensadas entre otras cosas para lucir este tipo de modelitos…Sí existen encuentros de fans del látex y la goma en torno de la barcelonesa asociación Fosk. Y hace años (no sé si aún en la actualidad) se montaban en Madrid fiestones ideales para vestir “de código” llamados Devotion… Y desde hace poco la comunidad bedesemera española se pone guapa en el Barcelona Fetish Weekend.¿Qué necesita una fetichista pinupera? Una amplia línea de crédito para no arruinarse con la ropa sexy. Comprar de una tacada un maravilloso vestido de Bibian Blue, lencería de Rosario Puñales y un catsuit de látex de Atsuko Kudo convertirá a la compradora en una de las mujeres más glamurosas del planeta, pero dejará en su tarjeta de crédito un agujero comparable a la deuda griega o el PIB de un país pequeño.
    7. LA SUMISA INSUMISA

    Y he guardado para el final la versión realista y despierta de Anastasia Steele. La mujer que disfruta de la D/s, es decir, de someter su voluntad a otra persona (Amo o Ama) con los límites que marque su equilibrio interior entre practicidad y fantasía. La sumisa insumisa disfruta dejándose llevar/guiar/reconfortar en el sexo, pero no necesariamente en otros ámbitos de su vida. No se somete por creer que su género sea intrínsecamente inferior, ni para sentirse querida por un übermacho alfa con modales de stalker (¿soy el único que ve indicios de acosador en Christian Grey/Edward Cullen?). La sumisa decide ceder el control porque disfruta haciéndolo, ni más ni menos: goza de la sensación de abandonarse en los brazos de otra persona en la que confía por completo. “Haz conmigo lo que quieras”, dice, y cierra los ojos.En la ficción popular, al menos hasta la llegada de la pobriña Anastasia, la imagen icónica de una practicante de S&M es la dómina de botarracas, látigo y lencería de cuero; pocas veces se ven ejemplos positivos de sumisas en el imaginario colectivo. En parte, para evitar confusiones idiotas con el maltrato…Y eso que la línea que separa la sumisión erótica del maltrato no es difusa en absoluto: se basa en que la relación sea voluntaria y consentida (incluyendo poder abandonarla en cualquier momento), y sobre todo constructiva y placentera para ambos.Pero hay una razón más sutil para esa preponderancia de Dóminas en la ficción. Anita Phillips, en su inteligente (aunque a ratos discutible) ensayo A defense of masochism, comenta que el intento de confinar a las mujeres aficionadas al S&M en el rol de dóminas profesionales no es más que una forma de encorsetar (nunca mejor dicho) una sexualidad multifacetada en un ámbito controlado, reglado y profesionalizado, sometido a las normas económicas que han sido durante siglos patrimonio masculino. Sumisa retratada positivamente es en cambio el personaje de Maggie Gyllenhaal en Secretary, divertida comedia bedesemera que retrata lo terapéuticas y constructivas que pueden ser este tipo de relaciones basadas en el intercambio consensuado de poder.¿Qué necesita una sumisa insumisa? Un Amo o Ama que no apabulle y anule sino que proteja, controle y básicamente sepa lo que hace.Y me dejo tipologías en el tintero (la pornoterrorista o la baja en calorías, por ejemplo), y por supuesto, lo que más abunda es una combinación de varias…Pero ya me callo, a la espera de que a alguien se le ocurra enumerar los roles masculinos habituales en el BDSM. Que también venimos en varios sabores.

    Siete mujeres sadomasoquistas con más clase que Anastasia Steele | Norma Jean Magazine
    ‎"En el sexo todo se me antoja más sencillo. Es puramente físico, simplemente mental. Fluídos y jadeos. Transpirar de perfumes. Elenco de sonidos."

  2. Los Siguientes 4 Usuarios Agradecieron a PaulaVip por Este Mensaje:


  3. #32
    Forero VIP Avatar de Escorts Castilla
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Ubicación
    Ciudadano de la RED
    Mensajes
    13,358
    Gracias
    11,819
    Agradecido 4,439 veces en 2,146 mensajes.

    Muere al realizar juegos sadomasoquistas de 'Cincuenta sombras de Grey'

    Una mujer de nacionalidad alemana fallece al recibir 123 golpes con un puntero de madera durante un juego sexual sadomasoquista inspirado en una de las escenas de la novela erótica de E.L. James

    Según publica el ‘Daily Mail’, la víctima dejó de respirar durante la brutal sesión de sexo a la que se sometió, alertando a su novio que intentó reanimarla antes de la llegada de la ambulancia. Sufrió un derrame cerebral terrible a consecuencia de tener las vías respiratorias restringidas y después de ser tratada durante dos días en la unidad de cuidados intensivos falleció.

    La mujer, de 28 años, era una estudiante de intercambio que llegó a Suecia para reunirse con su novio. Al parecer, y según confirma su pareja, que está imputado por homicidio involuntario, la víctima estaba de acuerdo con recrear este tipo de juegos sadomasoquistas, sin embargo la policía encontró un diario en el que la joven se define como “servicial, pero no masoquista”.

    http://entretenimiento.terra.es/cultura/muere-al-realizar-juegos-sadomasoquistas-de-cincuenta-sombras-de-grey,ba72cb63dc08c310VgnVCM4000009bcceb0aRCRD.html#tarticle
    En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación - http://www.escortscastilla.com http://escortscastilla.blogspot.com

  4. El Siguiente Usuario Agradeció a Escorts Castilla Por Este Mensaje:


  5. #33
    Geisha Avatar de Alba2rombos
    Fecha de ingreso
    27 abr, 12
    Ubicación
    Londres
    Mensajes
    139
    Gracias
    138
    Agradecido 369 veces en 103 mensajes.
    No me he leído el libro, por un par de cosas: no suelo leer best seller, y ya en la sinopsis te dicen que ella hace todo por amor y no por disfrutar. Y yo soy de hacer las cosas por disfrutar... En el fondo, muy muy muy en el fondo soy una persona romántica. Pero en BDSM no busco cuentos, busco carne, bueno o buscaba. Empecé con 19 años en ese mundo, he jugado de los dos lados y he vivido sensaciones muy placenteras y algunas de ellas muy extremas. Digamos que el "bicho" del bdsm se tiene dentro, el que lo tiene lo sabe. A mucha gente le cuesta dar rienda suelta a su imaginación, el lado bueno que tienen estos best seller es que pueden servir para liberarse un poquito a quien le cuesta darse permiso para cumplir sus fantasías. No, como escort no juego en bdsm, si acaso algo fetish pero muy light. El BDSM pertenece a mi vida personal, que no laboral, y ahí se quedará.

    Lo del dolor placer, es una reacción química: el cuerpo cuando esta siendo sometido a un castigo, segrega serotonina para poder aguantarlo, a mayor es la excitación mayor suele ser el umbral de dolor que el castigado puede admitir. Dentro del BDSM siempre se ha querido meter un velo de magia resguardado en ese secretismo... Que no son sólo juegos sexuales, que si patatin, que si patatan... Existe un lado mas "expiritual" y luego el lado más "sexual" y entre medias muchos matices. Como deduciréis, yo soy carne de acción y juego!
    Es curioso que los esquimales tengan más de cincuenta palabras para describir la nieve y los ingleses sólo tengan una para describir la lluvia.

  6. Los Siguientes 4 Usuarios Agradecieron a Alba2rombos por Este Mensaje:


  7. #34
    Administrator Avatar de Admin
    Fecha de ingreso
    14 may, 10
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    21,747
    Gracias
    19,703
    Agradecido 10,812 veces en 4,763 mensajes.

    Re: Cincuenta sombras de Grey

    Cita Iniciado por Alba2rombos Ver mensaje
    No me he leído el libro, por un par de cosas: no suelo leer best seller, y ya en la sinopsis te dicen que ella hace todo por amor y no por disfrutar. Y yo soy de hacer las cosas por disfrutar... En el fondo, muy muy muy en el fondo soy una persona romántica. Pero en BDSM no busco cuentos, busco carne, bueno o buscaba. Empecé con 19 años en ese mundo, he jugado de los dos lados y he vivido sensaciones muy placenteras y algunas de ellas muy extremas. Digamos que el "bicho" del bdsm se tiene dentro, el que lo tiene lo sabe. A mucha gente le cuesta dar rienda suelta a su imaginación, el lado bueno que tienen estos best seller es que pueden servir para liberarse un poquito a quien le cuesta darse permiso para cumplir sus fantasías. No, como escort no juego en bdsm, si acaso algo fetish pero muy light. El BDSM pertenece a mi vida personal, que no laboral, y ahí se quedará.

    Lo del dolor placer, es una reacción química: el cuerpo cuando esta siendo sometido a un castigo, segrega serotonina para poder aguantarlo, a mayor es la excitación mayor suele ser el umbral de dolor que el castigado puede admitir. Dentro del BDSM siempre se ha querido meter un velo de magia resguardado en ese secretismo... Que no son sólo juegos sexuales, que si patatin, que si patatan... Existe un lado mas "expiritual" y luego el lado más "sexual" y entre medias muchos matices. Como deduciréis, yo soy carne de acción y juego!
    Cómo siempre, un verdadero placer leerte!
    Soluciono problemas
    Administrador Guía Geisha

Página 4 de 4 PrimerPrimer ... 234

Temas similares

  1. Diez libros que te harán olvidar a “Cincuenta sombras de Grey”
    Por Admin en el foro El Rincón del Lector
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 11/09/2012, 12:34
  2. Cincuenta años sin Marilyn
    Por unwitting en el foro Generales
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/01/2012, 19:01

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •