Resultados 1 al 2 de 2
  1. #1
    Forero VIP Avatar de Escorts Castilla
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Ubicación
    Ciudadano de la RED
    Mensajes
    13,262
    Gracias
    11,735
    Agradecido 4,445 veces en 2,142 mensajes.

    Memorias de una transexual arabe

    'Las Memorias de Randa la Trans', el primer libro que trata el tema en Oriente Próximo, denuncia las dificultades de la comunidad LGBT en la region
    Randa, en su tercera terapia hormonal, simboliza la lucha de un colectivo que vive uno de sus momentos más duros por el auge del extremismo religioso.

    Randa se ha pasado toda la vida castigándose a sí misma. Culpándose por no ser lo que los demás esperaban de ella, por no aparentar ser el viril Fouad que alumbró su madre, por provocar a los hombres con su apariencia andrógina, por haber aceptado un matrimonio de conveniencia para contentar a sus familiares, por traicionarse a sí misma consumando aquella unión como un hombre…

    Durante sus treinta años de vida ha sido ultrajada y humillada en infinidad de ocasiones por ser una mujer con cuerpo de hombre, incluidas dos violaciones que la convencieron de que el hombre es un depredador por antonomasia. Pero sólo dos argumentos le arrancan las lágrimas: su hijo de cuatro años, hoy con su madre en su Argelia natal, y el recuerdo de los recientes siete meses en los que llegó a pasar hambre. “Decidí que era el culmen de los castigos que merecía por haber abandonado a mi hijo. Vivía de mis ahorros, y sólo me daban para pagar la habitación donde vivo y la terapia hormonal”, explica con su dulce voz, continente de emociones inabarcables. “Me sentía satisfecha si podía comer un meneishe [torta de pan con aceite y tomillo, el desayuno local libanés] al día. Si no, devoraba disimulando las sobras de mis amigos o preparaba pasta con sal, y cuando no tenía nada más bebía agua con azúcar”. Así hasta que sus amigos se dieron cuenta de que algo iba mal, de que Randa, la valiente argelina pionera del activismo transexual del mundo árabe recién exiliada en el Líbano tras recibir amenazas de muerte, estaba pasando por una situación desesperada.

    Hoy, Randa está visiblemente recuperada. Por fin ha encontrado un trabajo en el país del Cedro, donde llegó en 2009 huyendo de la intolerancia del régimen argelino y de las amenazas del régimen y de los extremistas islámicos. No puede ejercer su profesión, la enfermería, porque nadie da trabajo a alguien con su aspecto. “Presenté mi curriculum en el hospital Hotel Dieu [uno de los más prestigiosos de Beirut]. Me llamaron para entrevistarme, y cuando la responsable me vio me dijo que con mis calificaciones podría estar en su puesto, pero que la política del hospital no admitía a transexuales”, explica esta mujer de rasgos masculinos, gestos delicados, risa fácil y una tristeza infinita en sus ojos.

    Fue el colofón de los primeros y terribles meses de exilio en el Líbano, en los que sólo le ofrecían trabajo como danzarina del vientre o showgirl en clubes nocturnos. A Randa, toda una vida destinada a luchar por la dignidad de la comunidad LGBT -que engloba a Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales- en Oriente Próximo, hubo quien le sugirió dedicarse a la prostitución, el único oficio que encuentran buena parte de los trans. Otra bofetada para su orgullo. Siete meses de paro y hambre acabaron cuando las circunstancias cambiaron, gracias a un trabajo digno y a un libro que le sirvió para exorcizar sus demonios personales y denunciar la situación de todo el colectivo de la región.

    El libro, revolucionario en Oriente Próximo, es el crudo relato de las experiencias de nuestra protagonista, símbolo del sufrimiento de la comunidad LGBT árabe y de la doble moral de una sociedad que hace siglos era mucho más abierta sexualmente que ahora. “Tenía necesidad de escribir desde que estaba en Argelia, pero cuando llegué al Líbano estaba demasiado turbada para hacerlo. Hasta que el marido de una amiga, periodista de profesión, me propuso contar mis vivencias”. El resultado, Memorias de Randa la Trans, escrito a medias con Hazem Saghyieh y publicado en árabe por la editorial Dar al Saqi, ha sido bien acogido por las féminas libanesas y muy criticado por los hombres. “Insulta su machismo, que no su masculinidad. Son cosas diferentes”.

    Las 144 páginas de sus memorias comienzan con una infancia marcada por la incomprensión familiar. “Cuando tenía cinco años, le dije a mi madre que yo era una niña. Y ahí empezó la etapa de negación. Me dijo que no, que era un niño, que no debía jugar con muñecas ni andar solo con niñas. En el colegio, descubrí físicamente que era un niño y eso me martirizó. Pasé de la afirmación a la interrogación, al ¿por qué yo no soy una niña? Ahí empezaron los castigos, y así pasé de ser una cría juguetona y simpática a un niño tímido e introvertido”.

    Ver artículo completo:
    http://periodismohumano.com/sociedad/discriminacion/memorias-de-una-transexual-arabe.html
    En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación - http://www.escortscastilla.com http://escortscastilla.blogspot.com

  2. #2
    Administrator Avatar de PaulaVip
    Fecha de ingreso
    14 may, 10
    Mensajes
    12,776
    Entradas de blog
    14
    Gracias
    7,533
    Agradecido 11,428 veces en 4,645 mensajes.
    No puedo ni imaginarme el dolor que deben de sentir personas que se sienten atrapadas en un cuerpo que no corresponde
    a su sexualidad. La lucha, el miedo, el desconcierto, deben ser el pan de cada día desde que son conscientes de que, algo no está dónde debe, desde que comprenden que los deseos que sienten no se corresponden con su anatomía.
    Esconderlo, sufrirlo, avergonzarte por ello, intentar asumirlo, la incomprensión, el rechazo, el delito que supone incluso en según qué países, la vergüenza ajena de propios y extraños, el desconsuelo de la injusticia; deben ser el pan de cada día de estas personas hasta que logran aceptarse como son y se enfrentan a una sociedad que sólo ve lo externo.
    Y aún saliendo adelante con sus convicciones, se tienen que enfrentar después al desalojo de cualquier puesto de trabajo.
    Matro ya habló de ello en otro hilo.

    Una lástima que, a estas alturas, aún estemos luchando por derechos tan básicos para un ser humano, como lo es, eñl hecho de ser aceptado, sea cuál sea su aspecto y sus preferencias sexuales.
    ‎"En el sexo todo se me antoja más sencillo. Es puramente físico, simplemente mental. Fluídos y jadeos. Transpirar de perfumes. Elenco de sonidos."

Temas similares

  1. Guía para ver 'Memorias de una geisha'
    Por jebediah springfield en el foro Cinéfilos
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 01/09/2010, 19:27

Etiquetas para este tema

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •