id_3364_plataforma.jpg


Plataforma
Michel Houllebecq

Hace algunos días os hablaba de otro libro del autor, La possibilitat d’una illa, realmente sin demasiada pasión.

Éste, en cambio, y siempre en mi opinión, es un buen libro. Y además su temática casa bien con la del foro. Porque hay mucho sexo, mucho, y mucho sexo por dinero. Y la portada no me diréis que no os gusta... Va, decidlo, bonito culo!

Ha recibido críticas demoledoras, como todos los libros del escritor francés, por una pretendida apología del turismo sexual en América Latina y Asia, o por justificar la pedofilia. Yo no he sabido leer este posicionamiento del autor y sí una crónica clara de que, en y desde Occidente, todo instinto se satisface con dinero.

A parte de las filosofías, me centro en el protagonista, Michel Renault, un tipo gris, solitario, misógino, onanista y putero, funcionario aburrido de su trabajo, y como cambia su vida a través de la relación con Valèrie, una joven ejecutiva, muy independiente, volcada en su trabajo, pero liberal, abierta de mente, que disfruta, para sorpresa de Michel, con el sexo. Valèrie es como pudiera ser la amante soñada… o no sólo soñada. En fin…

Hay escenas, va por ti Carallo Loco, de alto voltaje, descritas explícitamente, en forma pornográfica. Bastantes, sobre todo en la segunda parte del libro. Destaco algunas: el trío entre Valèrie, Michel y otra mujer en un centro de Thelasoterapia, La escena de la masturbación que Valèrie, elegantemente vestida pero sin bragas, le hace en un tren a Michel. El intercambio de parejas con un músico y una enfermera en el club de 2+2 de Montparnasse (club swinger que, por cierto, en una etapa de mi vida frecuenté mucho, especialmente cuando estaba en la rue Lodhun, en el barrio Latino)…

Cómo cualquier buena historia, el libro llega a su fin. La ventaja de los libros es que, siempre, puedes cogerlos de nuevo y releerlos. Si no los quemas antes, claro,